China

China seduce al periodismo hondureño para que hablen “maravillas” de su país

*Expediente Público calculó que el reciente viaje de 29 periodistas hondureños a China costó más de 132 mil dólares solo en pasajes aéreos.

**La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF) califica a China como “la mayor cárcel de periodistas del mundo” donde hay al menos 100 reporteros detenidos. 

***China no es un país democrático, por lo que los periodistas no pueden informar sobre las violaciones de derechos humanos que se viven en esa nación, solo transmitir “contenidos propagandísticos”.


Yarely Madrid  / Expediente Público 

Luego de que una comitiva de la Cancillería de Honduras viajó el 25 de marzo del 2023 a China para establecer relaciones diplomáticas, unos 30 días después también fueron llevados a ese país asiático 29 periodistas hondureños para que conocieran “las bondades” del sistema.

Algunos periodistas de los medios de comunicación que llegaron de Beijín, capital de la República Popular de China (RPC) la noche del 10 de mayo de 2023, dijeron bajo condición de anonimato a Expediente Público que el viaje hacia el gigante asiático fue costeado por completo por China.

Expediente Público realizó una investigación para conocer la inversión de China en los pasajes y hospedaje de la prensa hondureña y se estimó que, entre pasajes aéreos y hospedaje, el gasto habría superado los 165,601 dólares ( unos 4,085,376 lempiras).

Al igual que en El Salvador, recientemente China también financió un viaje a un gran grupo de reporteros para que mostraran las “maravillas” de ese país.

En marzo del 2023 el Gobierno de Xiomara Castro estableció relaciones diplomáticas con China, tras la abrupta ruptura con Taiwán, que estaba presente en Honduras desde 1941.

Durante varias semanas se buscó información con la Cancillería hondureña para conocer sobre los costos de este viaje como de la comitiva oficial del Gobierno que viajó a Pekín, sin embargo, no hubo respuestas.

Expertos entrevistados explicaron a Expediente Público que el objetivo de estos viajes es que estos periodistas ensalcen la relación Honduras-China y muestren las bondades del país asiático, ocultando el autoritarismo, las violaciones de derechos humanos y la falta de democracia que impone el Partido Comunista Chino (PCCH) a través de su líder, Xi Jinping.

Susbríbase al boletín de Expediente Público y reciba más información

Hoteles de primera clase 

Expediente Público conoció que los periodistas hondureños se hospedaron en el Yandoo Huayue hotel de 5 estrellas que se encuentra en Yiwu, en la provincia central de Zhejiang, cerca de la costa central oriental de China, a unos 300 km al sur de la gran ciudad de Shanghai. El hospedaje en el lugar según una página de viajes cuesta alrededor de 78 dólares la noche sin incluir impuestos.

El grupo permaneció por 15 días. Es decir que China costeó una habitación en Yandoo Huayue, por periodista, por 1,170 dólares (28,883 lempiras al cambio oficial en mayo).

Al analizar cuál sería el costo de hotel por los 29 comunicadores, en esos 15 días, se estimó que sería un monto de: 33,390 dólares (alrededor de 823,731 lempiras).

Lea: Honduras “se vende al mejor postor” al romper con Taiwán y preferir a China

[masterslider id=»912″]

 El precio de los pasajes

Gracias al itinerario de viaje, que uno de los periodistas compartió con Expediente Público, se conoció que fueron dos grupos de reporteros hondureños los que viajaron a China (uno de 15 y otro de 14), con ruta de vuelos diferentes.

Al preguntarle a los comunicadores hondureños si sabían cuánto era el costo de los pasajes, dos de cinco entrevistados no contestaron, y los otros dijeron desconocerlo.

El primer grupo tomó un vuelo del Aeropuerto Internacional de Palmerola (XPL) en Comayagua, Honduras, hacia el Aeropuerto Internacional de Tocumen en Panamá, donde hicieron una escala de seis horas; luego de Panamá volaron 9 horas hacia el Aeropuerto de Ámsterdam, Holanda Schiphol (AMS) donde hicieron una escala de cinco horas. Finalmente tomaron un avión de Ámsterdam hacia el aeropuerto de Beijín.

El regreso a Honduras para los periodistas fue diferente. Según explicaron algunos, siguieron la ruta de Pekín a Francia, de Francia a Panamá y de Panamá a Honduras.

Gastos en boletos

Aunque se desconocen datos como la aerolínea y la clase en la que viajaron los periodistas, Expediente Público realizó un rastreo para obtener un aproximado de lo que costaría este viaje.

Al consultar el sitio web Expedia (sitio web de vuelos internacionales) se identificó que un pasaje ida y vuelta, siguiendo la ruta que revelaron los comunicadores, tiene un precio aproximado de 4,559 dólares (112,470 lempiras aproximadamente).

También se consultó a la agencia de viajes en Honduras Transmundo y el pasaje redondo hacia Pekín tiene un costo de $3,210 (unos 79,190 lempiras).

Tomando en cuenta el precio más alto se calculó que entre los 29 reporteros hondureños solo en pasajes aéreos China habría pagado en total 132,211 dólares (alrededor de 3,261,645.37 lempiras).

Tarjeta prepago por censura

En China no funcionan las aplicaciones de mensajería como WhatsApp, Telegram o Facebook que son muy comunes en Latinoamérica, puesto que el régimen las tiene prohibidas, además que ha creado sus propias aplicaciones. Algo que podría relacionarse también a un control por parte del Estado para vigilar las comunicaciones de sus ciudadanos.

Ante este hecho las personas tienen la opción de utilizar su celular con VPN, una aplicación que cambia la ubicación y también deben comprar un servicio prepago de internet. De acuerdo a un periodista consultado por Expediente Público el costo de este beneficio por 15 días fue de 50 yuanes, es decir, 7.14 dólares.

Según informó un periodista, el gobierno de Honduras habría dado a cada reportero que viajó, 600 dólares (14,815 lempiras) en concepto de viático, es decir, se desembolsaron 17,400 dólares entre los 29 comunicadores.

¿Quiénes son medios invitados? 

Expediente Público analizó concretamente por qué China estaba interesado en invitar a estos periodistas. Entre 13 periodistas identificados, se conoció que algunos trabajan en cadenas televisivas influyentes como la Corporación Televicentro, conocida como TVC, una empresa hondureña multimedios especializada en televisión, prensa y radio. Al menos tres periodistas de esa cadena viajaron hacia China.

Este hecho es importante, porque en el tiempo en el que estuvieron los periodistas, se promovió contenidos de China que mostraban las bondades del régimen y enaltecían la relación de Honduras, y los supuestos beneficios económicos que esto tendría.

Aunque la mayoría fueron reporteros de canales de televisión, también incluían a representantes de periódicos y medios digitales que publicaron informaciones positivas del gigante asiático, acompañadas de imágenes o vídeos.

Periodistas de medios allegados al Gobierno de la presidenta Xiomara Castro también viajaron a China, entre ellos, Une Tv, el canal de gobierno TN8 y del periódico El Libertador.

Además: El guion de China en el mundo: corrupción, influencia económica y política

[masterslider id=»910″]

¿Cuál es el objetivo?

Juan Pablo Cardenal, especialista en temas de China y editor de Análisis Sínico del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), explicó a Expediente Público cómo focaliza el régimen de Pekín a grupos estratégicamente.

“China tiene una estrategia de poder blando en el que uno de los actores de la sociedad donde ellos apuntan son los medios de comunicación, pero no es que tienen el foco únicamente en los medios, sino que forma parte de una estrategia más amplia que incluye otros grupos”, explicó.

De acuerdo a Cardenal, China establece acuerdos con medios de comunicación y les ofrece un abanico de posibilidades “puede ser desde compartir contenidos o directamente la agencia de noticias (china) ofrece su servicio de noticias, lo ofrece muchas veces gratuitamente porque obviamente es la prensa del régimen y ahí se plasma la visión del régimen”.

“Los medios de los países receptores en este caso latinoamericanos, básicamente lo que hacen es emitir contenidos, esa es la fórmula más extendida, tratar de influir en los contenidos de los medios que tienen que ver con China”, indicó.

La estrategia para mostrar una imagen falsa

Otra estrategia según el experto es “llevar a periodistas u opinadores a China. Muchas veces estos periodistas viajan por primera vez a China. Les enseñan la cara amable de China, viajan en clase business, se alojan en hoteles de cinco estrellas. Es un gran viaje porque China no deja de ser un país apasionante en muchos aspectos y es un viaje entre turístico y viaje de trabajo”.

“Luego vuelven a sus países estos periodistas y no digo que todos, pero la pretensión y a veces lo consiguen, es que esas esos periodistas escriban favorablemente hacia China o que por lo menos plasmen el punto de vista que tiene el Partido Comunista sobre la propia China y sobre el resto del mundo”, explicó Cardenal.

¿Por qué viajar a Taiwán está bien y a China mal?

Esta clase de viajes no son nuevos, de hecho, también era frecuente que Taiwán invitara a países aliados. 

Hernán Alberro, analista internacional y experto durante más de 10 años en temas de China, aclaró a Expediente Público cuál es la diferencia entre la invitación que hacen estos dos países. 

“El problema con la República Popular China es que no es democrática…no conozco situaciones reales en las cuales medios de América Latina hayan logrado imponer su agenda en este tipo de viajes”, mencionó. 

“China es un sistema autoritario, donde no hay libertad de prensa, donde no hay libertad de expresión y por ende donde van a tener una un rol limitado (los periodistas) en términos de poder preguntar, poder investigar, poder indagar, poder hacer las cosas que debería hacer un periodista”, evidenció. 

Falta de transparencia 

Este es el segundo grupo que China selecciona para viajar, el primero estuvo compuesto por una comitiva de cancillería que tenía la función de concretar la relación bilateral. No obstante, Expediente Público ha tratado de comunicarse con los funcionarios para saber quién patrocinó el viaje, al igual que en el caso del recorrido de los periodistas, pero se han negado a dar entrevistas. 

La situación no es nueva. De acuerdo a Alberro “esta es la primera característica que describe perfectamente a la República Popular de China, la falta de transparencia, la falta de información entonces no está claro, quién paga, no está claro cuánto cuesta, no está claro qué van a hacer, no están claras muchas cosas”. 

De interés: China y sus niveles de penetración en tres países de Centroamérica

[masterslider id=»911″]

China y la desinformación

Juan Pablo Cardenal es del criterio que una de las grandes causas por las que los periodistas puedan ser vulnerables ante China es la falta de información. 

“Esos periodistas se prestan al juego, pues están informando a una audiencia que en general en Honduras en América Latina y yo diría que, en buena parte del mundo, no tienen un conocimiento profundo de lo que es China”, declaró. 

“El propio periodista no tiene la formación adecuada, no es una crítica, eso es una realidad, los periodistas que nos hemos dedicado a China, hemos tardado muchos años en adquirir ese conocimiento. No se adquiere en un viaje o leyendo unos libros, sino que muchas veces es un aprendizaje que se hace poco a poco precisamente porque los códigos son distintos y complejidad es enorme”, expuso Cardenal. 

Lea también: Puma Shen, director de Índice de China: “Pekín aprovecha corrupción política en América Latina” 

China quiere controlarlo todo

Para Alberro una de las cuestiones graves en China es el control y “pretende hacer lo mismo con aquellos países con los cuales mantiene relaciones”.

Pero la clave para los periodistas es “apostar en el periodismo profesional, en los códigos de ética y en la independencia mediática”.

En China no hay prensa libre

Según la clasificación del 2023 de Reporteros Sin Fronteras (RSF) que evalúa la situación en 180 países de la libertad de prensa, China es “la mayor cárcel de periodistas del mundo” con más de 100 actualmente en prisión, en condiciones muy duras.

El informe además revela que China es por excelencia, “uno de los principales exportadores de contenidos propagandísticos”.

“El régimen chino recurre a la vigilancia, la coerción, la intimidación y el acoso para impedir a los periodistas independientes rendir cuenta de los temas que juzga sensibles”, se lee en otra parte del informe.