Comando Sur Laura Richardson Estados Unidos Honduras Xiomara Castros Fuerzas Armadas de Honduras

Jefa del Comando Sur de EE.UU. planteó alianzas estratégicas con Fuerzas Armadas de Honduras

* El Comando Sur de Estados Unidos se comprometió en apoyar el mantenimiento de la flota de aviones F5 y puso a disposición los helicópteros de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo en caso de desastres naturales.

**Estados Unidos demandó «combate directo» al narcotráfico, pero el Gobierno de Xiomara Castro pidió ayuda para modernizar a las Fuerzas Armadas para cumplir esa tarea, confirmó el viceministro de Defensa, coronel Elías Antonio Melgar a Expediente Público.

***Analistas señalan que la visita de la general Laura Richardson, es un mensaje de cercanía para seguir trabajando áreas claves como la migración irregular y el apoyo a las Fuerzas Armadas.  


Expediente Público

Como una señal que afianza los lazos entre Honduras y Estados Unidos interpretan analistas entrevistados por Expediente Público, la segunda visita este año de la jefa del Comando Sur de Estados Unidos, Laura Richardson al país centroamericano.

En un mensaje de redes sociales del Comando Sur, donde se anunciaba la visita de la general Richardson, el Gobierno estadounidense expresaba que “Honduras es un socio valioso y respetado”.  

Es la segunda llegada de la oficial a Honduras en cinco meses, pues ya estuvo el 23 de enero, días previos a la toma de posesión de Xiomara Castro como presidenta.  

El viceministro de Defensa, coronel Elías Antonio Melgar, participó en la reunión y explicó a Expediente Público, que entre los acuerdos claves están “el combate directo, frontal al narcotráfico. Entonces, fue interesante que la general Richardson conociera de la voz de nuestra presidenta, que se necesitan unas Fuerzas Armadas fortalecidas para poder cumplir con esos roles constitucionales”.

En el encuentro en Casa Presidencial, estuvieron, además de la presidenta Castro y la general Richardson: la titular de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, Laura Dogu; el secretario privado de la mandataria hondureña, Héctor Alonso Zelaya Castro; el ministro de Salud, Manuel Matheu y el ministro de Educación, Daniel Esponda.  

Lea además: ¿Es Estados Unidos un aliado de la lucha anticorrupción en Honduras? 

“Queremos trabajar con ustedes” 

El viceministro de Defensa, coronel Melgar, confirmó que se hizo énfasis sobre la orden de la presidenta Castro para que los militares asuman roles en defensa del medioambiente, lo que servirá “para nuestras futuras generaciones”. Eso implica no solo la protección del bosque, sino el control de minas de cielo abierto ilegales, así como la protección de ríos, lagos, mares, riquezas subterráneas y bajo el agua, pero también la protección del ciudadano en situación de desastres naturales. 

unas uerzas Armadas fortalecidas para poder cumplir con esos roles constitucionales”, dijo el coronel.

“En materia de defensa, el apoyo incondicional para las Fuerzas Armadas, en cuanto a adiestramiento, capacitación y así mismo algunos equipamientos necesarios para cumplir esos roles”, dijo el viceministro, quien también acompañó a la general Richardson en una ceremonia de traspaso de mando en la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo.  

Indicó que se hablaron de temas de salud pública, como la donación de 23 frízeres para conservar vacunas y la donación de casi 3 millones de dosis contra el COVID-19. Mientras que en educación Estados Unidos ofreció su apoyo para reconstruir escuelas dañadas por desastres naturales. 

Para el especialista en derecho internacional, Graco Pérez, la visita de la alta jerarca militar “es un mensaje que Estados unidos quiere decir: estamos aquí, queremos trabajar con ustedes, recuerden cuáles son sus problemas”. 

En comunicación con Expediente Público, Pérez señaló que esa proximidad la ve como una oportunidad para Honduras, donde “nuevamente tienden la mano, lo que significa que quieren continuar trabajando con nosotros, a pesar de que en su momento el gobierno decidió no asistir a la Cumbre de las Américas”.

Comando Sur dará apoyo militar

El general en condición de retiro, Luis Alonso Maldonado Galeas, señaló a Expediente Público que la visita de la titular del Comando Sur de Estados Unidos representa darle continuidad a la política exterior y a la relación que mantiene ese país con Honduras, específicamente en temas que se relacionan a la seguridad, a la migración y también al combate de amenazas en común a los dos países, como son el crimen organizado transnacional y la narcoactividad. 

Lea también: Comando sur advierte amenazas de Rusia y China de Centroamérica y el Caribe 

En el comunicado emitido por la Secretaría de prensa en el despacho de Casa Presidencial, figuran los temas que se abordaron en dicho encuentro. 

Mencionó que la general Richardson, ratificó a Castro que la administración de Biden ayudará a las Fuerzas Armadas hondureñas en su modernización, adiestramiento y suministro de indumentaria para sus soldados. 

Asimismo, aseguró que parte de ese respaldo comprende el mantenimiento de la flota de aviones F-5 y el apoyo a los tres batallones verdes que por mandato presidencial están cuidando de bosques y cuencas hidrográficas. 

De igual modo, Richardson puso a disposición de Castro una flota de helicópteros que EE. UU., mantiene en la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo, con sede en Palmerola (105 kilómetros al norte de Tegucigalpa), para ser utilizados en casos de emergencia por desastre naturales. 

Durante la reunión, que duró unas dos horas la tarde del miércoles 29 de junio, la mandataria expresó sentirse complacida por la visita de la general Richardson. Reiteró su intención de devolver a las FF. AA., su función de cuidadores del bosque a través de los batallones verdes. También reconoció la colaboración de Estados Unidos en el combate al narcotráfico y en el fortalecimiento y seguridad de las fronteras aéreas, terrestres y marítimas.  

“Debemos de proteger nuestras comunidades, las fronteras y combatir (el) narcotráfico y eso pasa por atender la situación preocupante en la que se encuentran las Fuerzas Armadas, que cuenten con los equipos necesarios, como helicópteros en buenas condiciones y con mantenimiento”, expresó la mandataria hondureña. 

Medioambiente y migración 

Para el especialista en derecho internacional, Graco Pérez en el tema de los batallones verdes “seguramente Estados Unidos hará su oferta de apoyo porque todo aquello que ayude a proteger el medioambiente o a mejorar las condiciones de vida en el país será apoyado por ellos, para que haya menos migración”. 

En el mismo sentido el general (r) Maldonado expresó que la necesidad de crear mejores niveles de vida y se den condiciones para que Honduras establezca “controles” que no permitan “la ruta expedita de personas hacia los Estados Unidos y que puedan constituirse en una amenaza para el interior de ese país”. 

Sobre la decisión de la presidenta Castro de instalar tres batallones verdes, la jefa del Comando Sur dijo que esa iniciativa es un gran esfuerzo y aseguró el respaldo de Estados Unidos mediante el uso de helicópteros.  

Le puede interesar: Honduras y Estados Unidos aceleran una nueva relación política y económica  

Cambio de mando y entrenamiento 

El jueves 30 de junio la comandante Richardson presidió el cambio de mando de la Fuerza de Tarea Conjunto-Bravo, donde el coronel Steven Gventer entregó el bastón al de igual rango Phillip Brown. Esta Fuerza de Tarea forma parte del Comando Sur.  

En la reunión, Richardson manifestó su beneplácito por la realización de dos grandes operaciones de entrenamiento en las que participaron recientemente fuerzas militares de Honduras, Estados Unidos y otros países. 

Uno de ellas fue “Sentinel Watch”, el 22 y 23 de junio, un ejercicio dirigido por la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo para mejorar la coordinación de respuesta ante desastres naturales, basándose en experiencias previas. 

El ejercicio se realiza de modo individual en cada nación Centroamericana con el involucramiento de organizaciones militares y civiles. En el caso de Honduras, la operación se basó en el huracán Fifí-Orlene de 1974, el tercero más mortal que ha azotado a la región.  

Otro evento que tuvo como sede a Honduras, del 13 al 22 de junio, fue la competencia “Fuerzas de comando”, donde participaron unidades militares de 17 países de América.  

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.