JC

Jorge Cálix, el diputado señalado de inflar las urnas de Libre

Expediente Público

La corta carrera política del diputado y vocero del Partido Libertad y Refundación (Libre) en el Congreso Nacional de Honduras, Jorge Cálix, destaca principalmente por dos razones: la primera, por ser un político producto de las redes sociales (suma casi medio millón de seguidores en sus perfiles); y la segunda, por ser continuamente señalado adentro de su propio partido de inflar las urnas a su favor.

Como la mayoría de los militantes de Libre, Cálix proviene de las filas del Partido Liberal. «Hasta las cobijas de mi casa eran banderas del Partido Liberal. Pegué stickers para la campaña de Carlos Flores (1998) y en la candidatura de Pineda Ponce (2002) me involucré de una manera más directa, acompañando a Marco Antonio Andino en Tegucigalpa», comenta este joven de 36 años. 

Lea además: ELECCIONES HONDURAS 2021: ¿QUIÉN ES QUIÉN?

Durante la campaña presidencial del exmandatario Manuel Zelaya Rosales (2006-2009), Cálix coordinó la propaganda liberal en su colonia de residencia. Una vez electo Zelaya, este diputado pasó a trabajar en la Juventud Liberal, apoyando el polémico proyecto de la Cuarta Urna, con el cual el gobierno pretendía consultar a la población sobre la convocatoria a una asamblea nacional constituyente.

A raíz del golpe de Estado de 2009, a los 24 años de edad Jorge Cálix pasó a formar parte de los «liberales en resistencia». «Patricia Rodas fue quien me llamó informando sobre el golpe de Estado», recuerda este candidato a diputado. Cabe recordar que Rodas fue la canciller del gobierno de Zelaya y es la actual subcoordinadora de Libre (a pesar de vivir en Nicaragua, donde mantiene una cercana relación con la pareja Ortega Murillo).

Primera diputación

A los 28 años de edad, Jorge Cálix llegó al Congreso Nacional como congresista suplente de Beatriz Valle, una exembajadora y exvicecanciller del gobierno de Manuel Zelaya, a quien Cálix conoció a través del Facebook.

Como diputado suplente (2014-2017), Cálix adquirió protagonismo a través de las redes sociales y los medios de comunicación, visibilizándose aún más que Beatriz Valle. Inusual para un congresista suplente, este joven abogado también presentó algunas propuestas legislativas, como prohibir el cobro en dólares o crear un decimoquinto salario. Sin embargo, ninguna de las dos iniciativas fue aprobada.

La popularidad de Cálix aumentó en el contexto de la controversial reelección del actual presidente Juan Orlando Hernández (2014-2022), posicionándose como uno de los principales voceros de la popular insignia del «Fuera JOH».

En 2017, Cálix se postuló como candidato titular, siendo el diputado más votado de Libre. Sus resultados demostraron que en un partido que se autodefine de izquierda, el caudal político de sus candidatos no se define en las calles ni en la lucha social, sino en los medios y en las redes sociales. Por lo tanto, un político como Cálix, más parecido a un «influencer», resulta más popular que los candidatos provenientes de la dirigencia social del partido (como Juan Barahona o Rafael Alegría).

Puede leer: Jorge Zelaya, el matrimonio del periodismo con el poder político

Acusado de fraude

Los comicios de 2017 estuvieron marcados por los señalamientos de un presunto fraude presidencial cometido por el Partido Nacional. Cálix fue una de las voces más agitadas de la oposición. Sin embargo, durante esas elecciones, este diputado también fue acusado de inflar las urnas a su favor. En su caso, las denuncias vinieron desde el interior de su propio partido.

En 2017, varios precandidatos del Partido Libre, entre ellos el actual aspirante a diputado, Pedro Escalante, denunciaron a Cálix de alterar varias actas de votación.

En defensa de su entonces diputado suplente, Beatriz Valle argumentó que ella había identificado votaciones infladas para muchos otros precandidatos de Libre, no solo a favor de Jorge Cálix. Por su parte, Cálix señaló que las denuncias en su contra «no le quitaban el sueño». 

Cuatro años más tarde, en las elecciones primarias e internas del 14 de marzo de 2021, Jorge Cálix volvió a ser denunciado por otros precandidatos de Libre de haber cometido fraude. Como lo hiciera Pedro Escalante en 2017, en este caso fue el candidato a diputado, Marco Eliud Girón, quien denunció a Cálix y a Beatriz Valle de inflar los votos en el departamento de Francisco Morazán.  

Frente a estos últimos señalamientos en su contra, Cálix respondió que él mismo había impugnado algunas urnas que presentaban irregularidades a su favor, aduciendo «que no sabía con qué objetivo e intención» se le beneficiaba de esa manera.

Lea también: Los candidatos desconocidos que aspiran al Congreso Nacional por Francisco Morazán

Al igual que lo hiciera Beatriz Valle en 2017, el actual candidato a diputado por el Partido Libre, Miguel Briceño, le restó importancia al presunto fraude en su partido y defendió a Cálix de las acusaciones, argumentando que «aunque le quitasen los votos inflados, él (Cálix) seguiría siendo el más votado».

Briceño fue uno de los coordinadores de Los Indignados en 2015, un movimiento que surgió para luchar en contra de la corrupción. Además, ha sido una de las voces más enérgicas de Libre en contra del supuesto fraude cometido por los nacionalistas en 2017. En el caso de las denuncias de supuestas irregularidades electorales adentro de su partido, Briceño prefirió defender al señalado.

Redes y disputas

La trayectoria política de Jorge Cálix no se entiende sin las redes sociales. Solamente en Facebook cuenta con 334 mil seguidores, representando casi el 10% de los 3.6 millones de usuarios que tiene esa red social en Honduras.

Sin despreciar las formas tradicionales de hacer política (mítines, clientelismo, asistencialismo…), este candidato a diputado encontró en las redes su plataforma política. El uso que les da es casi las de un «influencer». Muestra de ello fue su campaña electoral en 2017, cuando acompañado de sus redes sociales recorrió una parte de la ruta migratoria hacia Estado Unidos, «fingiendo» ser un migrante.

Otra de las estrategias de Jorge Cálix para mantenerse presente en los medios de comunicación, ha sido entablar discusiones públicas con otros personajes mediáticos del país centroamericano. Fue el caso de su riña con el excandidato nacionalista y militar Billy Joya (señalado en diversas ocasiones por la desaparición forzada de personas durante la década de los ochenta).

En 2020, Cálix también discutió públicamente con el candidato presidencial Salvador Nasralla, quien señaló que el diputado de Libre provenía de «una familia de delincuentes».

Por su parte, la diputada de Libre y excomisionada policial, María Luisa Borjas señaló, también sin presentar pruebas, que un familiar cercano de Jorge Cálix era un jefe de la Mara Salvatrucha. 

En su declaración, Nasralla hizo alusión a la prima de Jorge Cálix, la titular de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), Soraya Cálix, a quien se le ha señalado de proteger a su familiar Mario Cálix Hernández, un exvicealcalde nacionalista quien se mantiene prófugo de la justicia, a pesar que Estados Unidos pidió su extradición por el presunto delito de tráfico de drogas.

Cuando un periodista le espetó a Jorge Cálix su relación con la fiscal antidrogas, este respondió que, «ella es mi prima y yo la quiero, es una empleada, así como usted es un empleado de la radio, y lo ponen a hacer cosas, muchas veces en contra de lo que usted piensa, eso le pasa a Soraya Cálix. Pero la responsabilidad es el sistema de justicia en su totalidad».

Como era de esperar, su iniciativa fue aceptada por el pleno. Para introducir esa propuesta legislativa, Cálix no consultó la opinión de su medio millón de seguidores en las redes sociales. A ellos les plantea otros debates, por ejemplo, qué tipo de baleadas le aconsejan desayunar.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.