PL (1)

Mario Segura, de las élites cafetaleras a ser la mano derecha de Yani Rosenthal

Expediente Público

Mario Edgardo Segura Aroca es diputado hondureño por el Partido Liberal y actual presidente de esa bancada en el Congreso. Este es su tercer período como diputado y busca un cuarto más. Su carrera ha sido propulsada desde el poderoso sector cafetero nacional y nació un siete de octubre de 1966.

Segura ha tenido relevancia política por más de 20 años y de alguna forma siempre ha podido ubicarse en el lado ganador de la historia, pero sin ofender ni cortar relaciones con el otro sector, ha sabido navegar por la política haciendo comparsa con sectores que muchas veces ha dicho que adversa.

Es Ingeniero Agrícola egresado del Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA), uno de los negocios familiares es el café y prácticamente toda su vida la ha dedicado a eso. En los últimos 30 años ha ocupado diversos puestos tanto de la Asociación Nacional de Caficultores de Honduras y del Instituto Hondureño del Café, entre otros.

Ganó relevancia política cuando participó en varias huelgas y tomas carreteras exigiendo bonos y prebendas para el gremio cafetero. Él mismo destaca las del año 2002, una en Pito Solo, Santa Bárbara acompañando al exdiputado liberal José Ángel Saavedra Posadas y otra en Zambrano, donde resultaron cinco personas muertas en enfrentamientos con la policía que llevaron a Segura a prisión por cinco días.

Ha sido diputado por El Paraíso en tres períodos, del 2006 al 2010, del 2010 al 2014 y del 2018 al 2022; actualmente busca otra vez llegar al poder legislativo. En 2014 también fue candidato, pero no logró uno de los seis escaños que corresponden a ese departamento.

En esa ocasión el Partido Nacional ocupó tres posiciones, el entonces debutante Libre colocó a Francisco Javier Paz y Claudia Garmendia y los liberales solo lograran el puesto de Ramón Chacón Ferrufino.

Baja asistencia y producción legislativa.

A pesar de gozar de popularidad y apoyo en su departamento, no es por su compromiso en las sesiones legislativas ni tampoco por su producción legislativa, según un informe en el año 2012 solo asistió seis veces a sesiones, equivalentes al doce por ciento de las mismas.

En ese mismo año recibió un millón de lempiras correspondientes al Fondo de Desarrollo departamental, esta fue la cifra promedio que se entregó a 117 diputados en esa tercera legislatura. Segura informó que había realizado aportes al mejoramiento de calles, red vial no pavimentada, ejecutados a través de Reto al Desarrollo Humano (Redesh).

En el 2013 su actuar no fue muy diferente, fue parte de un grupo de 41 diputados con cero producciones legislativas, solo asistió a 42 sesiones, equivalentes a 26 por ciento de las mismas. Recibió 113 mil lempiras en concepto de subsidios y por el Fondo de Desarrollo Departamental 750 mil lempiras, con los que dio canastas con alimentos a familias en situación de pobreza a través de la Asociación de Desarrollo Social Sostenible de Comayagua (Adisco)

Dudas en uso de fondos departamentales.

Existen dudas del buen actuar de la empresa Adisco, que aparece señalada en una investigación especial al gasto corriente de la Secretaría de Estado en el Despacho de Finanzas (Sefin), del año 2015, donde se detalla que en 2013 no presentó la constancia actualizada de registro de la Unidad de Registro y Seguimiento de Asociaciones Civiles (URSAC), al realizar proyectos de reparación de carreteras y ayudas al deporte mediante remodelación de canchas y donación de uniformes con fondos provenientes del Fondo Social Departamental del Congreso por un valor de 375 mil lempiras.

Mientras que en otro proyecto presentó liquidación sin evidencia de los Estados Financieros más recientes de la Institución Ejecutora en Transferencia, para el proyecto de donación de canasta básica con productos alimentarios básicos a familias con situación de pobreza, en municipios del departamento de Olancho por otros 375 mil lempiras. El informe no incluye detalles de los proyectos ejecutados para Segura, a pesar de ser desarrollados en el mismo período de tiempo y por la misma Asociación.

Estas acciones, desarrolladas a través de organizaciones no gubernamentales, han sido investigadas y están bajo sospecha de haber sido solo proyectos fachada, usados para desviar dinero a campañas políticas.

Desviación de fondos para terminal de buses de El Paraíso

En el año 2006 los diputados Ricardo Rodríguez y Segura gestionaron ante el congreso tres millones de lempiras que serían usados para la construcción de una terminal de buses en El Paraíso. Los fondos fueron transferidos desde la Secretaría de Finanzas hasta la Alcaldía de El Paraíso, en ese período el alcalde era Carlos Ovidio Segura Aroca, hermano de Mario Segura.

La terminal nunca se comenzó y el alcalde Segura detalló que no se había hecho ya que el monto era insuficiente por lo que el dinero se destinó a otras obras. El Tribunal Superior de Cuentas realizó una investigación especial a la alcaldía por haber recibido una denuncia al respecto.

La investigación determinó que los tres millones no habían sido utilizados para la construcción de la terminal de transporte sino para cubrir compromisos con varias empresas, personas particulares, estaciones gasolineras y pago de planillas de empleados, sin haber solicitado autorización de redireccionar el dinero al Congreso.

Debido a estas irregularidades y otras, se recomendó aplicar multas al alcalde Segura, quien se volvió a postular a la alcaldía para el período 2010 al 2014, pero solo logró ser regidor.

Segura accede al poder en el Congreso y conflictos con Luis Zelaya

Durante sus doce años en el Congreso, ha estado en todo tipo de comisiones, entre ellas en la de Defensa y Soberanía, de Relaciones Internacionales e Integración Regional y es un miembro permanente de todas las relacionados con el Café.

Fue el presidente de la Comisión Especial creada en septiembre de 2019 para dictaminar la nueva Ley Electoral, pero esta no fue aprobada hasta mayo de 2021; muchas veces se anunció que habían logrado acuerdos para aprobarla, pero no se hacía por falta de voluntad política, sobre todo del Partido Nacional, que consideraba no le convenía una nueva legislación y bloqueaba la aprobación.

En representación de su partido propuso que en la nueva Ley Electoral se debía de incluir una segunda vuelta y regular la reelección con una consulta directa al ciudadano, pero estas no se concretaron nunca, por lo que la nueva normativa electoral no incluye cambios profundos, sino meramente cosméticos según analistas.

Como presidente de esta comisión su influencia fue muy grande y se volvió un entrevistado habitual de los medios de comunicación; también fue presidente de una comisión que analizó el avance del proceso de enrolamiento para el nuevo documento nacional de identificación, ya que había retrasos en el proceso y se temía el censo no estuviera listo para las elecciones primarias y generales.

En el período legislativo que comenzó en 2018, la rebelión de un nutrido grupo de diputados afines al expresidente Carlos Flores Facussé y otros que formaron parte de la facción Rosenthalista, nunca permitió al excandidato y en ese entonces presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal (CCEPL), Luis Zelaya consolidarse en el poder.

En la primera legislatura en 2018, 30 diputados entre titulares y suplentes decidieron colocar a Elvin Santos Ordóñez como presidente de bancada en el Congreso, aunque Zelaya trató de bloquearlo convocando a otra votación, pero no pudo hacerlo.

En junio de 2018 la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), presentó el Caso Pandora, acusando a 37 personas, entre ellos reconocidos políticos, de haber malversado casi 12 millones de dólares. Santos fue uno de estos y aunque después fue sobreseído decidió bajar su perfil y dejar de ser jefe de bancada en enero de 2019.

Los mismos 30 diputados que votaron por Santos anteriormente, votaron por Segura como nuevo jefe de bancada, pero Zelaya nuevamente no aceptó la decisión y apoyó a otro grupo minoritario que votó por Víctor Barahona, aunque no tuvieron eco con las autoridades del Congreso quienes inscribieron a Segura.

Antes de esto, Zelaya expulsó a 17 diputados liberales por votar a favor de la intervención del Registro Nacional de las Personas y no nombrar a ninguna de las tres personas que el CCEPL había nominado. Entre estos estaba Segura y Santos, a quienes acusó de hacer un pacto con el “lado oscuro”, que serían el Partido Nacional y Libertad y Refundación (Libre).

La decisión fue declara nula posteriormente por parte del Tribunal Supremo Electoral, pero la ruptura en el partido estaba hecha.

A favor de polémicas iniciativas en el Congreso Nacional

Segura ha ganado relevancia en el parlamento y ha apoyado iniciativas que son condenadas por los ciudadanos y por la sociedad civil.

El Partido Nacional propuso y aprobó con el apoyo de la bancada Liberal en octubre de 2020 una nueva Ley de Fondos Departamentales, que permite a los diputados recibir y ejecutar fondos públicos para obras sociales y restringe al Ministerio Público de investigar el uso de estos hasta después que el Tribunal Superior de Cuentas en cuatro años encuentre méritos para una acusación penal.

Segura justificó el apoyo de su bancada diciendo que a él “le daba pena” no poder ayudar a la gente sin el dinero del fondo departamental y que ni siquiera le ajustaba el sueldo para hacerlo.

Del mismo modo, las bancadas nacionalistas y liberal, aprobaron en octubre de 2019 una reforma a la Ley Orgánica del Congreso Nacional para restituir la inmunidad parlamentaria y así no puedan ser procesados por las acciones que realicen dentro de sus funciones legislativas.

Segura justificó esto debido a que los parlamentarios tenían miedo de actuar en el Congreso por la persecución que les había montado la MACCIH y el Ministerio Público en casos como “red de diputados”, “fé de erratas”, “Pandora” y “planeta verde”, entre otros.

Debido a esto, Segura también fue uno de los diputados que votó a favor de la salida de la MACCIH, porque según él se debía de revisar el convenio y actualizar el proceso ya que violaba la soberanía nacional.

El exvocero de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor, dijo que la red de diputados corruptos en Honduras podría ser de 140 y no solo de los 60 que investigaba.

Navegando en la política hondureña

Segura con frecuencia hace cosas para quedar bien con Dios y con el diablo, para el caso siempre se refirió con respeto hacia Luis Zelaya, a pesar que este lo acusó y señaló en distintas ocasiones por intentar dividir al partido.

Del mismo modo para el Golpe de Estado en 2009, asegura haber estado en contra e incluso haber apoyado a Mel Zelaya y a Xiomara Castro de Zelaya en sus momentos más difíciles, pero también ha mantenido una relación muy cercana con Roberto Michelleti, de quien ha dicho es un gran liberal e hizo cosas muy difíciles cuando le tocó actuar por Honduras, al asumir la presidencia de facto cuando Zelaya fue depuesto por militares.

Según medios que apoyaron el golpe de Estado, el rol de Segura y su hermano Carlos Ovidio Segura, quien era alcalde de El Paraíso en ese momento, habría sido muy relevante en el retorno de Zelaya al país.

Ellos habrían promovido la operación “un regalo para Honduras”, brindando toda la logística para facilitar la entrada a Honduras de Zelaya el 21 de septiembre de 2009, llevándolo por distintos puntos ciegos de la frontera hondureño-nicaragüense e incluso a través de sus fincas y aprovechando una competencia de carreras de autos para entrar a Tegucigalpa sin ser descubiertos. Esta es solo una de tantas versiones de como volvió Zelaya a Honduras.

Días antes de esto, por la presencia de Castro de Zelaya y unos cuatro mil simpatizantes en la zona fronteriza de El Paraíso y Nicaragua, el gobierno de facto declaró un toque de queda permanente que duró casi cinco días continuos en ese departamento, por lo que Ovidio Segura primero brindó su apoyo, seguridad y alimentación a Castro de Zelaya, pero después y en nombre de los comerciantes de la zona le pidió que se fuera para evitar problemas, ya que estaban afectando la economía.

Ovidio Segura murió en abril de 2010 en un accidente de lancha con motor fuera de borda en el río Coco o Segovia, que sirve de línea divisoria entre Honduras y Nicaragua.

El diputado Segura sigue teniendo una relación amena con el expresidente Manuel Zelaya Rosales (2006-2009), al celebrarse el décimo aniversario del Golpe de Estado en junio de 2019, asistió a la sede de Libre y recibió una copia del libro que recoge las memorias del hecho.

Mario Segura y los Rosenthal

En múltiples ocasiones ha reconocido y lamentado que muchos políticos, incluso compañeros suyos en el Congreso, están vinculados con el narcotráfico, aunque también él fue uno de los primeros en pedirle a Yani Benjamín Rosenthal que aspirara a la presidencia del país cuando acababa de ser liberado de una cárcel en Estados Unidos.

Rosenthal purgó una pena de tres años de cárcel por lavado de dinero, específicamente por transacciones monetarias de bienes derivados de delitos del narcotráfico entre 2004 y 2015, dinero proveniente de la banca criminal de Los Cachiros a través de su Banco Continental.

A pesar de esto, Segura dijo a medios que Yani es el único que no está metido en temas de narcotráfico y aseguró que se tendrá cuidado para no meter en las planillas a personas ligadas al narcotráfico y crimen organizado.

Rosenthal recobró su libertad y regresó a Honduras en agosto de 2020 y tan pronto como en octubre lanzó su candidatura; siendo Segura una de las personas más cercanas y que más lo apoya, le han llamado su mano derecha y en caso que obtuvieran una mayoría en el Congreso o si se diera una negociación y Yani tuviera que decidir, Segura, casi por seguro, sería el presidente de ese poder.

La relación entre Segura y los Rosenthal no es reciente. El aspirante a diputado fue cercano y militante de la corriente de Jaime Rosenthal Oliva, padre de Yani y caudillo liberal que también fue solicitado en extradición por los Estados Unidos debido a su relación con Los Cachiros.

Empresa Arenales junto a poderosos políticos

En 2008 comenzó el proceso legal para crear la empresa Haciendas Arenales Sociedad Anónima, con un capital fijo de 14.3 millones de lempiras dedicada a la agricultura, ganadería y operación de haciendas entre otros, conformada por importantes personas de distintos partidos políticos.

Los principales socios fueron Mario Alberto Segura con un valor accionario de un millón de lempiras y su hermano Carlos Ovidio segura con cien mil lempiras; también el exdiputado Liberal y cafetalero José Ángel Saavedra Posadas con 1.2 millones de lempiras; Samuel Armando Reyes Rendón quien fue designado Presidencial de Porfirio Lobo Sosa del 2010 al 2014, Secretario de Defensa de 2014 al 2018 y actualmente es diputado por Lempira, con una participación de un millón de lempiras.

También participa uno de los hombres más poderosos del rubro del café, Asterio Reyes Hernández, quien también es hermano del Pastor Evelio Reyes, con un millón de lempiras; Dagoberto Zelaya Suazo, también líder cafetalero y miembro de Libre, excandidato a la alcaldía de la capital y padre del candidato Mario Orlando Suazo, Victor Manuel Barahona, actual diputado Liberal por Comayagua con 200 mil lempiras y José Francisco Ordóñez Espinal, miembro del Partido Nacional quien en 2017 fue nombrado como Comisionado Presidencial del Sector Social de la Economía con 300 mil lempiras.

Además de ellos, Nelson René Moncada Mendoza, quien ha sido Alcalde de Trojes, El Paraíso desde 2014 hasta la actualidad y nuevamente es aspirante para el período 2022-2026 y Jessica Iveth Paredes Mejía, quien fue subgerente de Fincas de Honduras (Finhsa) con cien mil lempiras, el mayor accionista era Inversiones Continental, propiedad de la familia Rosenthal con 7.5 millones de lempiras.

La sociedad quedó en estado de formación y al parecer nunca entró en funcionamiento; Segura explicó que fue debido a que no se pudo completar el valor accionario de los socios por falta de capital.

Otros escándalos

Ha tenido choques con Esdras Amado López, periodista y también candidato presidencial del Partido Nueva Ruta, a quien Segura en un programa televisivo amenazó diciéndole que esperaba verlo a la cara para aclararle que no tenía pactos con Juan Orlando Hernández. López presentó una denuncia por amenazas ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) por este hecho.

Algo similar pasó con el también periodista y candidato presidencial independiente Milton Benitez, conocido como El Perro Amarillo, a quien Segura le dijo que a él le afligiría que lo acusara un hombre, pero que Benítez “no tenía huevos”.

Segura dijo que Benítez recibía dinero del Colegio Médico y de Mel Zelaya para desprestigiarlo a él y a Yani.

A mediados de septiembre David Castro, alcalde de Cedros, Francisco Morazán, denunció que él y otros siete alcaldes que recibieron una donación de vacunas por parte del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, eran víctimas de una campaña que atenta contra su vida.

Según Castro, Segura le advirtió que ya habría planes para desaparecerlos con la ayuda de los militares o al menos habría arreglos para que no se reelijan como castigo por pedir ayuda a Bukele.

Aunque Segura salió al paso de las declaraciones y negó lo anterior, explicando que sí habló con Castro, pero que le dijo que había malestar en el partido de Gobierno y entre los militares, pero que no le dijo que iban a hacerles algún daño.

Obras actuales

Actualmente ha promovido distintos tipos de proyecto, entre ellos de mejoras de carreteras y pavimentación, de aguas negras, postes para electrificación, pero se destaca por el monto la ampliación de las graderías para el estadio Marcelo Tinoco por casi 2.5 millones de lempiras, a pesar que las obras se hicieron en pandemia y que no tienen equipo de primera división actualmente.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.