1

Allanamiento a La Prensa: acción represiva del Gobierno de Nicaragua ante sanciones suizas

*Primero Suiza impuso sanciones contra 14 funcionarios de la administración de Daniel Ortega, incluyendo a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo y su hijo Juan Carlos Ortega.

**Horas más tarde, y un día después que la edición impresa de La Prensa dejara de circular en el país, sus instalaciones fueron tomadas por patrullas policiales y funcionarios del Ministerio Público.

***Régimen formaliza asalto a instalaciones del medio anunciando una investigación por lavado de dinero y defraudación fiscal contra La Prensa

Expediente Público

“Patrullas policiales están dentro de las instalaciones de LA PRENSA. No dejan que los colaboradores que estaban en las oficinas usen sus teléfonos”, denunció este viernes 13 de agosto desde su cuenta oficial en Twitter este medio de comunicación, un día después de haber reportado que la “dictadura” había retenido el papel para impresión del periódico.

Minutos después que esta casa editorial reportara la toma de sus instalaciones y la intervención al control del sistema web, la Policía Nacional confirmó en un comunicado el allanamiento como parte de una investigación por supuestos delitos de “defraudación aduanera, lavado de dinero, bienes y activos y en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense”.

Los medios oficialistas, únicos con acceso a cubrir el allanamiento, como Canal 2 y Canal 13, aseguraron que la policía encontró papel en el edificio, tratando con ello de desmentir a La Prensa: “autoridades nicaragüenses encontraron varios rollos de papel durante el allanamiento a las instalaciones de La Prensa, a pesar que sus directivos afirmaban no tener el material para circular su versión impresa”.

El editor en jefe de La Prensa, el periodista Eduardo Enríquez, desmintió la información de los medios oficialistas, quienes señalan que este rotativo posee papel en sus bodegas para imprimir periódico.

Los medios afines al gobierno también hicieron circular fotografías con una leyenda en la que afirman que en las bodegas de La Prensa hay «abundante papelería», a lo que Enríquez se mostró sorprendido.

«Yo no sé de dónde, me imagino que esa es una foto vieja, yo he visto fotos actuales que incluso estuvieron los corresponsales de medios internacionales ayer (jueves) en La Prensa y tomaron fotos de las bodegas de La Prensa, yo no conozco de ese papel», mencionó Enríquez a Expediente Público.

El editor en jefe de este rotativo aclaró que ese papel que aparece en las fotografías que hicieron circular los medios del Gobierno, es utilizado en la imprenta comercial de la editorial.

«Bovina no hay, porque si hubiera bovina podríamos tirar en la rotativa, eso definitivamente no hay, me imagino que habrá algún papel para la imprenta, pero eso es otra cosa y es otro papel, no es papel periódico, es mucho más caro, no tiene nada que ver con el trabajo del papel periódico, así que para mí es un invento (…) Espero que a los periodistas los dejen hacer su trabajo y vemos qué es lo que quieren hacer con el tema del papel», señaló Enríquez.

De acuerdo con el editor en jefe de este diario, lo que señalan medios oficialistas son unas «cuantas bovinas, no es papel periódico, es otro tipo de papel que se usa en imprenta para otro tipo de producto».

El periodista recordó que en 2018 el régimen retuvo el papel para imprimir periódico y la demás materia prima a este medio de comunicación, lo que significó grandes pérdidas económicas.

«Si existiera papel estaría el papel periódico en la rotativa, La Prensa estaría circulando, porque más bien cada día que no circulamos en papel perdemos dinero y no hay capacidad para seguir trabajando porque son golpes fuertísimos. Cuando estuvimos 500 días sin papel La Prensa tuvo que poner dinero de sus reservas para seguir trabajando porque la circulación se disminuyó mucho», dijo Enríquez.

Puede leer: Tribunal Electoral elimina de las elecciones de Nicaragua a la alianza opositora

Interrupción de sistema web: un método de “censura”

Durante el allanamiento, la Policía apagó los servidores para administrar el sitio web lo que fue calificado por Enríquez como un método de «censura» por parte del régimen.

“Ellos están investigando y pues no le veo yo relación para que corten nuestro acceso al administrador de la página web, lo que puedo interpretar es que puede ser parte del mismo proceso de represión y de censura contra los medios de comunicación, no tiene ninguna razón, ninguna justificación», mencionó Enríquez.

Al momento de esta publicación no se había podido restablecer la comunicación del servidor del diario que es un sistema para actualizar el sitio web desde afuera, pues desde la pandemia el rotativo orientó a los comunicadores laborar desde su casa.

“Lo positivo es que los periodistas y trabajadores administrativos se les permitió regresar trabajar, incluso salir de las instalaciones” aseguró.

Puede leer: El Gobierno de Nicaragua, rey de las Fake news

Condena a Ortega por violar derecho de libertad

Organismos internacionales como Amnistía Internacional condenaron este acto por parte del régimen de Ortega. “Exigimos respeto por los derechos de los y las trabajadores de LA PRENSA. Condenamos este nuevo intento del gobierno de Nicaragua de sofocar la libertad de prensa en el país”, manifestaron en un trino.

Por otro lado, el director de la división de las Américas de Human Rights Watch José Manuel Vivanco expresó que “debe haber una firme condena internacional frente a este nuevo abuso de la dictadura Ortega-Murillo.”

Esta editorial, la más antigua de Nicaragua, cumplió 95 años de circular en el país este 2021, sin embargo, el pasado 11 de agosto reportó que “una vez más, el régimen orteguista nos ha retenido el papel. Mientras no liberen nuestros insumos no podemos circular en la edición impresa, pero no nos callarán. Seguimos informando en nuestras plataformas digitales.

Desde de enero de 2021, este medio de comunicación ha registrado hasta julio, al menos 178 ataques a la libertad de prensa en sus informes de monitoreo y seguimiento a casos de violaciones que anteriormente documentaba la no gubernamental Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

El Informe de junio 2021 señala que en Nicaragua “las amenazas, agresiones e intentos de silenciar al periodismo independiente, no son recientes, datan desde la llegada al poder del gobierno de Daniel Ortega en 2007. Sin embargo, en el bimestre mayo-junio de 2021 han aumentado a gran escala y con altos niveles de violencia y hostilidad estatal.”

Puede leer: Senado aprueba Ley Renacer y cancelan más visas a funcionarios del régimen de Daniel Ortega

Horas antes Suiza sancionó a la vicepresidenta y a su hijo

La mañana de este viernes, el gobierno de Suiza impuso nuevos castigos para Rosario Murillo y Juan Carlos Ortega, esposa e hijo, de Daniel Ortega.

Según la según la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO), el Consejo Federal de Suiza decidió desde el 24 de junio de 2020 “tomar medidas coercitivas contra Nicaragua y adoptó una ordenanza al efecto”.

Suiza se sumó a las sanciones pronunciadas el 14 de octubre de 2019 y el 4 de mayo de 2020 por la Unión Europea contra funcionarios de Nicaragua.

Las nuevas medidas adoptadas surgieron como resultado del continuo deterioro de los derechos humanos, la democracia y el estado de derecho en Nicaragua, afirma en su comunicado la SECO, además explican que restricciones económicas radican en “congelación de activos y recursos económicos y prohibición de ponerlos a disposición y Obligación de declarar bienes bloqueados”.

Además de Murillo y su hijo los sancionados por Suiza alcanzan a la exministra de Salud, Sonia Castro, Néstor Moncada Lau, asesor en seguridad; y a los comisionados generales Francisco Díaz, Ramón Avellán, Luis Pérez Olivas y Justo Pastor Urbina.

Así mismo, la presidenta de la Corte Suprema de Justicia Alba Luz Ramos, la fiscal general de la República Ana Julia Guido, el presidente de la Asamblea Nacional Gustavo Porras, el asesor de los Ortega Murillo y ex enlace con el sector empresarial Bayardo Arce, el jefe de la policía en el departamento de León Fidel Domínguez y el comisionado general de la policía Juan Valle, estos últimos han sido señalados de dirigir violentos ataques contra opositores al gobierno desde abril de 2018.

Mientras el gobierno arremete contra La Prensa y otros medios de comunicación independiente, han elevado el tono de sus críticas a otros actores como la Iglesia Católica.

Este mismo viernes el canciller de la República, Denis Moncada, acusó a los obispos de Nicaragua de continuar impulsando un “golpe de estado”, que es el argumento oficial detrás del cual se escudan las acciones represivas del gobierno desde abril de 2018.

“Realmente una participación de la Conferencia Episcopal interesada también en el golpe de estado y eso lo podemos decir con mucha responsabilidad […] claro los participantes en el diálogo también son los golpistas, y lo que ustedes quieren y pretenden es continuar con el golpe de estado”, acusó el canciller sandinista.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.