JOH Juan Orlando Hernández Honduras Estados Unidos justicia narcotráfico extradición

El expresidente Juan Orlando Hernández en poder de la justicia de Estados Unidos 

*El exmandatario de Honduras Juan Orlando Hernández fue extraditado a los Estados Unidos para enfrentar las acusaciones por narcotráfico. De ser encontrado culpable podría recibir una sentencia de cadena perpetua, igual a la que ya cumple su hermano “Tony” Hernández en una cárcel de Nueva York. 

** Firma de abogados «Raymond Colón, Esq, y Daniel Pérez, Esq» fue contratada para llevar la defensa de Hernández en las cortes neoyorquinas.

*** El expresidente emitió un video de despedida, donde insistió en que es inocente y que está siendo sometido a un «proceso injusto». Su esposa Ana García, escribió un mensaje: «Claro que volverás porque eres inocente».


Expediente Público

El expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández Alvarado, de 53 años, fue extraditado a Estados Unidos la tarde de este jueves 21 de abril para enfrentar juicio por delitos de narcotráfico y armas de fuego. Hernández fue trasladado en un avión Beech B300C King Air, operado por la DEA, que despegó de la base aérea Hernán Acosta Mejía de la capital, Tegucigalpa, rumbo a la ciudad de Nueva York, donde la Corte del Distrito Sur recibió, el 27 de enero, las acusaciones contra el exgobernante. 

A eso de las 10 de la mañana, hora local, ingresaron a la sede de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales (DNFE), donde estaba detenido, tres camionetas blancas y una gris con funcionarios estadounidenses. Luego llegaron tres comandos con agentes policiales hondureños. El avión arribó a Tegucigalpa procedente de La Florida a eso de las 1:18 de la tarde.

En la «Operación Liberación», como fue denominada la entrega del exmandatario, participaron entre 800 y 1,000 agentes policiales, lo que incluyó la conformación de varios anillos de seguridad, sistemas de videovigilancia, francotiradores en puntos clave y el uso de cuatro helicópteros.

A eso de las 11:32 de la mañana el exmandatario fue sacado de su habitación en la DNFE para llevarlo a uno de los helicópteros de la Fuerza Aérea de Honduras. A su lado caminaban el ministro de Seguridad Ramón Sabillón; el director de la Policía Nacional, Gustavo Sánchez; y una veintena de agentes fuertemente armados. En todo momento , Hernández se mostró sereno, en apariencia, y al ir caminando levantó las manos, que llevaba esposadas, para saludar. Iba vestido con una chamarra color azul, pantalones yin del mismo color, anteojos oscuros y una mascarilla verde.

Lea además: Conozca por qué Estados Unidos señala a JOH de tráfico de drogas 

Tras unos cuatro minutos de vuelo el helicóptero llegó a la base aérea Hernán Acosta Mejía, donde debió esperar al avión de la DEA. De inmediato lo bajaron de la aeronave y lo llevaron a una oficina para registrar su salida del país, lo que implicó toma de huellas digitales, fotografías y verificar de manera general su estado de salud. En las afueras de la unidad militar un nutrido grupo de hondureños intentaban presenciar el histórico hecho, mientras que en varias zonas de la capital pudo escucharse la explosión de petardos.

El lanzamiento de juegos pirotécnicos en los alrededores de la base aérea provocó el atraso de la aeronave de la DEA, pero también de varios vuelos de líneas comerciales que debían salir del Aeropuerto Toncontín, contiguo a la unidad militar, informaron funcionarios de la terminal. Eso provocó el desplazamiento de varios agentes policiales, que solicitaron a los ciudadanos evitar el uso de pólvora.

Las autoridades habían anunciado que el avión llegaría a eso de las 11:30 de la mañana, pero finalmente tocó tierra a la 1:18 de la tarde. Tras el aterrizaje, la aeronave fue dirigida por un vehículo de las Fuerzas Armadas que tenía en su parte trasera las palabras «Follow me». Es así que el Beech B300C King Air, matrícula N430JT, se desplazó a 30 kilómetros por hora hacia una pista cercana al edificio donde Hernández esperaba bajo custodia.

Tras abrirse la portezuela, del avión se bajaron cuatro agentes estadounidenses, vestidos de civil, quienes dialogaron con militares hondureños. Mientras la aeronave cargaba combustible los funcionarios se acercaron a la oficina donde estaba el procesado para proceder al protocolo de traspaso de la custodia, que culminó a eso de la 2:00 de la tarde, según confirmó el ministro de Defensa, José Manuel Zelaya.

A eso de las 2:04 salieron dos agentes de la oficina donde estaban con Hernández. Uno de ellos abrió la portezuela de la aeronave y 9 minutos más tarde salió el expresidente escoltado por el ministro Sabillón y una decena de agentes. La puerta del avión se cerró a las 2:14 de la tarde y, finalmente, partió de Tegucigalpa.

La familia del expresidente emitió un comunicado para informar que han contratado a la firma de abogados «Raymond Colón, Esq, y Daniel Pérez, Esq» para su defensa y a partir de la fecha son los únicos autorizados para informar detalles del proceso judicial. Para ello han habilitado el correo [email protected], mediante el cual «cualquier medio de comunicación o periodista interesado en el caso podrá enviar sus consultas y estas le serán respondidas», indicaron.

No se observó a ningún familiar en la base aérea para despedir al exmandatario pero se informó que un día antes se les había autorizado llegar a la sede de la DNFE a despedirse y que él pudiera entregar las últimas de sus pertenencias.

La exprimera dama, Ana García de Hernández, publicó en sus redes sociales un video en el que su esposo emitió un mensaje. «La verdad es una fuerza liberadora cuando se revela en mi oración, la de mi familia y la de miles de familias, la verdad se revela. En mi caso soy inocente, estoy siendo sometido a un proceso de manera injusta. Quiero hacer eco de unas palabras muy potentes: la injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia», dijo el acusado por las cortes estadounidenses.

Agregó que «ustedes saben que trabajé incansablemente con el propósito de recuperar la paz de Honduras. Dimos el máximo esfuerzo por nuestra nación y es lamentable que aquellos que convirtieron a Honduras en uno de los países más violentos de la faz de la tierra, que eso villanos ahora quieran ser  héroes. Unamos nuestras voces, clamemos por la paz ante Dios».

La exprimera dama acompañó el mensaje del vídeo con el siguiente texto: «¡Mi amor @JuanOrlandoH, creo en ti, creo en tu inocencia, tu familia y tu nación por la que tanto luchaste estarán esperando por ti; estamos convencidos que #VOLVERAS, claro que #VOLVERAS porque eres #INOCENTE. Estamos contigo y #Dios Todopoderoso te hará #JUSTICIA!».

De su lado, la congresista estadounidense Norma Torres publicó: «Muchas gracias a todos estos valientes que participan en la ‘Operación Liberación’ el pueblo Hondureño merece una República que realmente trabaje para ellos. #CoConspirator4«.

Crónica de una extradición histórica

Luego de que las autoridades estadounidenses acusaran a Hernández el 27 de enero (día en que dejó la Presidencia) la Cancillería hondureña recibió la solicitud para su captura preventiva el 14 de febrero, la que fue ejecutada un día después.

El 16 de marzo el magistrado Edwin Ortez concedió la extradición, decisión que fue apelada por su defensa.

El 28 de marzo, la Corte Suprema de Justicia ratificó la extradición de Hernández al fallar en contra de ese recurso, con el cual sus abogados pretendían que se le enjuiciara en Honduras.

Un día después de la resolución del máximo tribunal, el 29 de marzo, la defensa del exmandatario presentó una acción de amparo que fue conocida por una Sala Constitucional integrada por jueces ad hoc, en vista de que los 15 magistrados de ese poder del Estado estaban imposibilitados por haber conocido el caso en otras instancias. 

Extradición del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández -Galería de fotos
 
Extradición del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández -Galería de fotos
Extradición del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández -Galería de fotos
Extradición del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández -Galería de fotos

El 6 de abril, la Sala Constitucional ad hoc declaró por unanimidad de votos inadmisible el recurso de amparo presentado por la defensa técnica.

La suerte del exmandatario quedó echada el martes 12 de abril, cuando se completaron las 15 firmas de los magistrados de la Corte Suprema que ratificaron la legalidad de todo el proceso y ordenaron proceder a la extradición. El miércoles 13 de abril, en horas de la mañana, el magistrado Edwin Ortez, que conoció el proceso en primera instancia, remitió el expediente a la Cancillería para proceder a las gestiones necesarias para extraditarlo. 

El jefe de la Policía de Honduras, comisionado Gustavo Sánchez, en entrevista exclusiva con Expediente Público reveló que “hay muchas más solicitudes de extradición” de señalados por narcotráfico y crimen organizado, pero evitó revelar los nombres.

¿La exprimera dama es investigada?

En conversación con Expediente Público, Luis Javier Santos, jefe de la Unidad Fiscal Especializada contra Redes de Corrupción (Uferco, una de las dependencias del Ministerio Público), obvió confirmar si esa entidad está investigando a la también abogada García de Hernández, porque la ley le impide mencionar nombres. 

Puede interesarle: Exclusiva: Nuevo director de la policía hondureña alerta que el crimen organizado intenta hacer fracasar al Gobierno

Sobre los cuestionamientos al Ministerio Público, y particularmente a la Uferco, por la falta de investigación de 32 denuncias contra el exmandatario, Santos refirió que muchos de esos expedientes están inconclusos por la falta de recursos. 

Sumado a eso, enfatizó que los fiscales deben ser “objetivos” y tenían que evaluar si debían concentrarse en investigar a un solo individuo y descuidar los otros casos, «y nosotros lo que sí hemos tenido es tratar todas las investigaciones de manera igual, independientemente de quién sea, porque al final lo que investigamos son hechos no personas», afirmó el abogado.

El exmandatario hondureño podría enfrentar prisión de por vida, como él mismo reconoció en una carta pública que dio a conocer el pasado 28 de marzo, su esposa, la exprimera dama Ana García. 

Lea además: Conozca por qué Estados Unidos señala a JOH de tráfico de drogas

“Todo cambió, todos los planes que tenía para mi retiro, después de tantos años de trabajo. Al final concluyo en la posibilidad de que al enfrentar cargos por tres cadenas perpetuas podría llegar a convertirme en un muerto en vida”, se lee en uno de los párrafos. 

Hernández insistió también en su inocencia y en que las acusaciones en su contra son una venganza y una conspiración “de los carteles”. 

Estados Unidos lo acusa de tres delitos y por el primero, conspiración para importar una sustancia controlada a Estados Unidos, la Corte votó de forma unánime a favor de su extradición. 

Por los otros dos delitos, usar o portar armas y conspiración para usar o portar armas de fuego, ambos en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos, el voto del Pleno fue de 13 a favor y 2 en contra. 

Tras conocerse el fallo de la Corte hondureña, la familia Hernández García manifestó en un comunicado que esta es “la aprobación de un procedimiento administrativo para que Juan Orlando pueda ser juzgado en un tribunal extranjero, pero no ha determinado que es culpable de los delitos que se le imputan”. 

Además, que están “listos y confiados de poder demostrar ante la justicia norteamericana que estas acusaciones son una trama de venganza de narcotraficantes hondureños a quienes el gobierno de Juan Orlando desbarató su imperio de crimen y violencia”. 

Escándalos de corrupción 

La extradición de Hernández se produjo 84 días después de cesar en el cargo que ocupó por dos periodos consecutivos (2014-2018 y 2018-2022). 

Durante su administración llovieron los escándalos de corrupción, pero sin mayores consecuencias para los involucrados gracias a una serie de maniobras, entre ellas reformas legislativas que obstaculizaron la investigación y redujeron las condenas. 

Una de las estrategias de su defensa para impedir la extradición fue revelar que había pendientes 32 investigaciones (dos por narcotráfico), en el Ministerio Público, una institución cuestionada por la afinidad de su titular, Oscar Chinchilla, con el ahora exmandatario que no enfrentará la justicia de su país por la corrupción que diversos sectores han venido denunciando por años. 

Lea además: Ocho años del presidente Juan Orlando Hernández, ocho años de corrupción 

Precisamente, un día después de que el máximo tribunal de justicia falló contra el recurso de apelación, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) denunció que la exprimera dama había traspasado una semana antes -en nombre de Juan Orlando Hernández e Inversiones del Río S. de R.L.-, bienes valorados en unos 60 millones de lempiras (2.44 millones de dólares) a un banco hondureño en concepto de dación en pago.  

El ente anticorrupción calificó el traslado como “la jugada adelantada de JOH” e informó de una operación similar previa realizada en octubre de 2020 por un monto de 41.2 millones de lempiras (cerca de 1.7 millones de dólares). 

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.