Nicaragua Verificación

Padrón con personas fallecidas, asedio y control del FSLN marcan verificación ciudadana en Nicaragua

*Observatorio Urnas Abiertas documentó presencia de “turbas” o grupos de choque sandinistas en las afueras de los Centros de Votación en varios municipios de Nicaragua.

**Aunque las autoridades del tribunal electoral reportaban «masiva asistencia» de ciudadanos a constatar su inscripción para poder votar en las elecciones, en el segundo día de la jornada, este domingo 25 de julio, muy pocos nicaragüenses están acudiendo a verificarse.


Expediente Público

La jornada de verificación ciudadana en Nicaragua, que inició el sábado y concluye este domingo 21 de julio, ha estado plagada de denuncias de que opositores fueron hostigados por “turbas” o grupos de simpatizantes del al régimen de Daniel Ortega al momento de acudir a los centros de votación habilitados, donde fue evidente el “control partidario” del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), denunció el observatorio independiente Urnas Abiertas, quien monitorea el proceso.

Aunque el primer día, ayer 24 de julio, se reportó una gran asistencia de nicaragüenses a verificarse si están registrados en el padrón electoral, el domingo la jornada fue lo contrario pues es poca la afluencia de ciudadanos acudiendo a los centros de votación, constató Expediente Público en varios lugares así como con los reportes de partidos y el monitoreo de Urnas Abiertas.

“Desconocimiento del mecanismo adecuado para la verificación, distancias excesivas en nuevos centros de votación, trabajadores y trabajadoras del Estado coaccionados, violencia política, personas fallecidas que aún aparecen en el padrón,» son parte de las irregularidades señaladas por Urnas Abiertas en el segundo día de la jornada.

Estelí, Granada, Jinotega, León, Managua, Masaya, Nueva Segovia y la Región Autónoma del Caribe Sur son los ocho departamentos donde reportaron personas fallecidas como habilitadas para votar en las elecciones nacionales de noviembre, persistiendo así una de las principales anomalías que, organismos de observación internacional, como la Organización de Estados Americanos (OEA), han insistido al gobierno y al Consejo Supremo Electoral (CSE) que no garantizan unos resultados transparentes.

FSLN activó a paramilitares

El observatorio independiente recibió reportes de presencia de «turbas» y personas identificadas como paramilitares en las afueras de los centros de verificación, hostigamiento en las casas de algunos líderes opositores que les impidieron asistir a verificarse. Prohibición de ingreso de personas opositoras a los centros de votación y persecución de estas por policías y paramilitares al retirarse de los centros de verificación”, denunció el observatorio independiente en su primer informe el sábado por la noche.

El hostigamiento de parte de grupos del FSLN también incluyó la toma de fotografías a ciudadanos identificados como opositores al momento que llegaban a verificarse, y la detención del séptimo precandidato presidencial Noel Vidaurre, quien fue dejado en casa por cárcel bajo custodia policial, al igual que el comentarista político Jaime Arellano.

Puede leer: Elecciones en Nicaragua con casi 800 mil votantes menos

“Otra preocupación que se está dando es la presencia de estructuras partidarias del FSLN dentro o en las salidas de los centros de votación, según reportes ciudadanos estas personas están llevando registros de quiénes se llegan a verificar e identificando si son afines al gobierno u opositores”, señaló en conferencia de prensa Julio Martínez, vocero del observatorio.

Según Martínez este año el “espacio cívico se ha cerrado por completo” y únicamente el partido FSLN tiene derechos para reunirse y de participación política.

La magistrada del Consejo Supremo Electoral (CSE), Mayra Salinas, en declaraciones a medios oficialistas, calificó de “exitoso” el proceso, aunque no se refirió a la serie de irregularidades denunciadas.

Las autoridades del CSE, todos afines al régimen de Ortega y el FSLN, no permitieron que organismos de observación nacionales ni internacionales, como la OEA, el Centro Carter o la Unión Europea, participaran en todo el proceso de las elecciones nacionales.

Cairo Amador, vicepresidente del tribunal electoral, volvió a decir este fin de semana que «los grandes observadores, vamos a ser nosotros mismos», acabando así con la posibilidad de que se invite a los organismos independientes en los próximos meses.

Debido a la persecución y criminalización contra las asociaciones civiles por parte del régimen de Ortega, organismos con Ética y Transparencia que tiene trayectoria en observar los comicios en Nicaragua, en el 2021 parece que no lo hará, al menos no ha informado nada al respecto ni sus directivos acceden a entrevistas solicitadas por Expediente Público.

Lea también: El rechazo de observación internacional en Nicaragua, siembra dudas sobre transparencia electoral

Ausencia de padrones de pared

El pasado 9 de julio el CSE entregó a las alianzas y partidos políticos el padrón electoral provisional, que sería utilizado en la jornada de verificación de este 24 y 25 de julio, junto a las demarcaciones y ubicaciones en formato digital de los centros de votación habilitados para las elecciones del 7 de noviembre de 2021.

El padrón electoral provisional está integrado por 4,347,340 personas que pueden ejercer su derecho al voto.

El partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) habilitó un centro de información para apoyar a las personas en el proceso y una de las denuncias recibidas está relacionada a la ausencia de padrones de pared, «para poder constatar su Junta Receptora de Votos”, señaló.

La Ley Electoral (Ley 331), con sus reformas integradas establece en su artículo 42 que el padrón electoral preliminar impreso se fijará en los centros de votación donde funcionarán las Juntas Receptoras de Votos al menos 90 días de la fecha de los comicios. Posteriormente se entregará copia digital a las organizaciones políticas participantes, según la norma.

Sin embargo, el CSE contempla en el calendario electoral la publicación de los padrones y su fijación en los centros de votación para el 9 de agosto de 2021 ,con los cambios que se incorporen en esta jornada de verificación que permitiría actualizar el domicilio de las personas y fin de que queden registradas y se les asigne el lugar donde votar en noviembre.

“La jornada de verificación ciudadana, la cual debería de ser un ejercicio cívico para perfeccionar el padrón electoral antes de su cierre definitivo el 8 de septiembre, ha sido una actividad en la que la ciudadanía cuestionó su pertinencia al desarrollarse en el marco de un proceso electoral que no cumple las condiciones mínimas, tanto en materia electoral como en materia de derechos humanos”, cuestionó Ligia Gómez, también vocera de Urnas Abiertas.

Otra de las anomalías reportadas por el partido CxL, fue la falta de entrega de una esquela que constate el número de la Junta Receptora de Voto que le corresponde votar al ciudadano el próximo 7 de noviembre.

Los dirigentes opositores de este partido aclararon a la población que el Manual de Verificación que emitieron los magistrados del Poder Electoral no contempla la entrega de este documento.

Según registros para las elecciones municipales efectuadas en 2017 se contaba con un total de 4,308 centros de votación, sin embargo, la magistrada presidente del CSE, Brenda Rocha, declaró a medios oficialistas que se han habilitado 3,106 para estos comicios.

Lea Además: Esposas de precandidatos presidenciales presos en Nicaragua demandan su libertad

“El CSE no informó la circunscripción, la cantidad de Juntas Receptoras de Votos (JRV) o la cantidad de electores que pertenecían a estos centros de votación eliminados. En algunos casos se tiene soporte audiovisual que indica que afuera de los centros de votación eliminados se colocaron afiches que indican el nuevo centro de votación asignado, sin embargo, no existe una lista consolidada de dominio público en donde la ciudadanía pueda realizar esta consulta”, denunció Urnas Abiertas.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.