Daniel Ortega, Elecciones, Nicaragua, abstención

Daniel Ortega y sus funcionarios hacen proselitismo político ante gran abstención en las elecciones en Nicaragua

* Ortega quien se reelige hoy por tercera vez para su cuarto mandato consecutivo de cinco años, viola la Ley Electoral haciendo proselitismo político y difama a opositores como «sembradores de muerte, odio y terror«.

**Los comicios a los que la oposición ha convocado a no participar, se dan en un contexto represivo en el que se registran opositores y periodistas secuestrados por la policía en menos de 24 horas, mientras permanecen bajo arresto casi 200 presos políticos, entre ellos 39 líderes opositores y 7 precandidatos a la presidencia.


Expediente Público

El presidente, candidato y en proceso de ser reelecto mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, recurrió a un discurso de odio y de criminalización contra las protestas sociales de abril de 2018 en Nicaragua, luego de presentarse a la junta receptora de votos que el Consejo Supremo Electoral (CSE) ubicó a pocos metros de su casa en Managua, junto a su esposa, la vicepresidenta desde 2017 y sancionada, Rosario Murillo, este 7 de noviembre.

“No podemos olvidar después de tantos años de paz a quienes sembraron el terror […] se jactaban filmando  la destrucción, los asesinatos, defendiendo los tranques públicamente, no tenían vergüenza alguna, ni dignidad alguna ni amor a la familia”, dijo Ortega en cadena nacional cerca de las 12:30 del medio día, frente a medios oficialistas.

Ortega aseguró que los manifestantes de 2018, durante este contexto electoral, siguen «conspirando” y les difamó de “sembradores de muerte, sembradores de odio y  sembradores de terror”.

“Son demonios que no quieren paz y tranquilidad para nuestro país”, estigmatizó.

Puede leer: Nicaragüenses marchan en el exilio en rechazo a votaciones de este domingo

Delitos electorales a la vista

Ortega pudo haber incurrido en delitos electorales al obligar a transmitir en medios de comunicación un evento político a mitad de la jornada electoral, lo cual está prohibido por el artículo 120 de la Ley Electoral referido a los periodos para hacer proselitismo, aseguró a Expediente Público el grupo jurídico Acción Penal.

Los magistrados electorales y, sobre todo, el Ministerio Público debería investigar también la violación del artículo 174 por inducir a votar en determinado sentido, sostiene Acción Penal, integrado por ex fiscales del Ministerio Público.

La Ley establece que en todo proceso electoral el Ministerio Público debe nombrar un Fiscal Especial Electoral. Sin embargo, desde mayo cuando se debió nombrar, no se hizo.

El mandatario en su discurso agresivo, especuló que la oposición “vive de rodillas pidiendo agresiones contra Nicaragua” y “tenemos derecho de abrir procesos contra los terroristas”.

Lea además: Elecciones en Nicaragua con muy baja participación, secuestros y coacción estatal.

Empleados públicos en campaña en JRV

Más de 4.4 millones de nicaragüenses estaban llamados a las urnas para elegir a presidente y vicepresidente del país, sin embargo, Ortega, después de encarcelar a 39 líderes políticos, incluyendo 7 precandidatos a la presidencia, aseguró a toda costa unas elecciones sin competencia, que hasta ahora, Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de los Estados Americanos (OEA), han señalado como ilegítimas.

Por su parte el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, afirmó este domingo que el régimen no teme a advertencia de desconocimiento de elecciones.

“No vamos a intimidarnos con sus amenazas, con sus medidas unilaterales, con sus sanciones, con sus amenazas de desconocimiento de elecciones”, dijo Moncada, tras haber asistido a junta receptora de votos.

“Rechazamos, denunciamos y condenamos todas las medidas de injerencias, todas las medidas de intervención, todas las medidas agresivas”, declaró el canciller sandinista.

Y aunque desde tempranas se ha reportado la ausencia mayoritaria de nicaragüenses, a excepción de partidarios sandinistas en los centros de votación, Ortega afirmó en su discurso que estas votaciones «son un compromiso de la inmensa mayoría de nicaragüenses de votar por la paz» y no por «la guerra» y el «terrorismo».

Poca afluencia de votantes

Al magistrado electoral Lumberto Campbell, también se le vio en público en una JRV, donde aseguró que estos comicios están realizándose en un ambiente de «tranquilidad, paz y armonía», además que este domingo habrá «una votación inmensa, va a ser una participación como nunca».

En cambio, ha sido evidente la poca afluencia de votantes en las JRV en el país, con presencia de agentes policiales a sus alrededores, en su interior o haciendo filas para votar.

“Nosotros venimos de votar en este momento, son gracias a Dios, una señal, un compromiso de la inmensa mayoría de nicaragüenses de votar por la paz, y no por la guerra y el terrorismo”, dijo Ortega en su discurso.

Se refirió públicamente que adversarios a su gobierno estaban «conspirando» porque no querían que se realizaran las elecciones y que al contrario «el voto no llama al terrorismo».

La versión de Ortega es falsa, ya que los partidos anulados, los precandidatos presos y organizaciones de la sociedad civil, demandaban apertura electoral, participación amplia y reformas electorales, todo lo cual fue negado por Ortega con acciones penales, arbitrarias y reformas a la medida de su partido FSLN y partidos históricamente aliados, como el Partido Liberal Constitucionalista, Camino Cristiana Nicaragüense y Yatama.

Puede interesarle: Así llega Nicaragua a las votaciones: represión, censura, exilio, asesinatos y presos políticos

Organizaciones de oposición como la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), y activistas exiliados, convocaron a nicaragüenses a no participar en la «farsa electoral».

El observatorio Urnas Abiertas, contabiliza en el último año,1.656 hechos de violencia política ocurridos en el país durante el último año de contexto electoral, 120 de ellos en el último mes (octubre) en el que el régimen ha sido responsable.

“Hay diferentes partidos donde escoger para colocar su voto, de esa forma estamos enterrando la guerra y dándole vida a la paz”, finalizó Ortega, acompañado de su esposa y vicepresidente Rosario Murillo, frente a un auditorio lleno de miembros de la Juventud Sandinista, uniformados y silenciosos, con la única finalidad de aplaudir el discurso.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.