JOH Juan Orlando Hernández Honduras juicio narcotráfico

En enero de 2023 iniciaría juicio de Juan Orlando Hernández en Estados Unidos

*Expresidente de Honduras se declara «no culpable» de los cargos de narcotráfico y armas que pesan en su contra

**Defensa pidió mejor trato para su cliente, quien no ha podido hablar con su familia ni recibir el dinero que le han enviado desde Honduras


Expediente Público

“No culpable, su señoría”. Así se declaró el expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández de los cargos de narcotráfico y armas en su contra, durante la segunda audiencia que se realizó este 10 de mayo en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York.

Hernández se presentó por primera vez en persona ante el juez Kevin Castel, quien en marzo de 2021 condenó a cadena perpetua más 30 años a su hermano, el exdiputado Antonio “Tony” Hernández, quien en una audiencia similar se declaró también inocente de los cargos de narcotráfico en su contra.

La declaratoria de inocencia de Hernández significa que irá a juicio, el cual fue fijado tentativamente para el próximo 17 de enero de 2023, pero será hasta el 28 de septiembre, cuando se realice la tercera audiencia, que se definirá la fecha.

El exmandatario hondureño está acusado por los delitos de conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos, usar o portar armas y conspiración para usar o portar armas en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos. De ser hallado culpable, correría la misma suerte de su hermano de recibir prisión de por vida.

Según la justicia estadounidense, entre 2004 y 2022 Hernández habría introducido a ese país 500 mil kilos de cocaína.

La sala donde se desarrolló la audiencia de este martes, con capacidad para unas 30 a 40 personas, se encontraba totalmente llena cuando el expresidente ingresó alrededor de las 11 de la mañana (9 hora de Centroamérica) vestido con el uniforme azul oscuro del Centro de Detención Metropolitano.

El exmandatario reconoció en la primera fila de los asistentes al periodista y exdiputado hondureño Esdras Amado López y después de saludarlo buscó otras caras conocidas entre el público que se encontraba sin mascarilla.

Lea: El expresidente Juan Orlando Hernández en poder de la justicia de Estados Unidos

Defensa pide mejor trato

Contrario a lo que se esperaba, la defensa no hizo ninguna solicitud de fianza para que el exgobernante se defendiera en libertad, pero sí pidió un mejor trato para su cliente, a quien desde su llegada a la prisión federal se le han negado llamadas telefónicas, acceso a correo electrónico y hasta el dinero que sus familiares ha intentado enviarle desde Honduras, y que les ha sido devuelto.

El abogado Raymond Colón, principal defensor, remarcó que Hernández es un expresidente, pero es tratado como un prisionero de guerra, sin contacto con otras personas ni acceso a una cancha de básquetbol para ejercitarse.

Incluso, cuestionó el por qué de ese trato si su cliente no le ha hecho daño a nadie, tras lo cual se escucharon risas dentro de la sala, según el relato que dio la organización de sociedad civil Pro Honduras Network.

En respuesta, el juez expresó que son medidas de seguridad que se están intentado brindar al acusado.

El rechazo hacia el exmandatario fue notorio también en las afueras de la Corte de Manhattan, hasta donde llegó un grupo de personas con megáfono en mano y pancartas en las que pedían también la extradición de la exprimera dama Ana García, quien confirmó en abril que el gobierno estadounidense no le había renovado su visa.

“No clemencia para los narco políticos” se leía en otro de los mensajes que los manifestantes mostraron frente a la Corte federal, mientras hacían sonar música de narcocorridos.

La primera audiencia, en la que le leyeron los cargos formales a Juan Orlando, fue virtual y se desarrolló el pasado 22 de abril, un día después de su extradición a Estados Unidos.

Además: Los hermanos Hernández en Honduras: crónica de drogas, poder y dinero

Evidencia

Durante la audiencia, la Fiscalía mencionó que para este caso tiene en su poder grabaciones de reuniones, publicaciones de redes sociales y material extraído de dispositivos electrónicos.

La defensa, que tendrá 60 días para revisar las pruebas y la fiscalía igual plazo para prepararlas, declaró al medio Univisión que los expresidentes Barack Obama y Donald Trump, y hasta el presidente Joe Biden, se verían “obligados” a testificar a favor del expresidente hondureño, a quien en su momento mencionaron como un aliado de Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico.

“Se puede dar el caso que lleguen a testificar, pero recordemos que la Fiscalía va a tener su as bajo la manga, sino dos o tres”, dijo a la emisora local HRN el analista internacional Ramón Sánchez, quien recordó que esa oficina tiene una efectividad del 99.9 por ciento.

El as bajo la manga sería un exfuncionario en la gestión de Hernández que desde hace varios meses desapareció de la palestra pública y estaría negociando con las autoridades estadounidenses.

La audiencia de este martes coincidió con la extradición a Estados Unidos del exdirector de la Policía Nacional Juan Carlos Bonilla (2012-2013), a quien la justicia de ese país acusa de tres cargos relacionados con el narcotráfico y uso y posesión de armas de fuego, y señala de supervisar los envíos de cocaína de Juan Orlando y su hermano “Tony”.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.