Cumbre de las Américas Nicaragua

En la IX Cumbre de las Américas exigen liberar a 184 presos políticos de Nicaragua

*Desde el secretario de Estado, Antony Blinken, hasta los foros de sociedad civil, la existencia de presos políticos y las denuncias de torturas contra ellos han sido centrales en las discusiones sobre Nicaragua durante la Cumbre.


Expediente Público

La situación de 184 presos políticos del régimen de Nicaragua ha sido objeto de abundantes discursos e intervenciones en la IX Cumbre de las Américas que se realiza en Los Ángeles, así como en los eventos paralelos de la sociedad civil, organismos internacionales y fundaciones.

“En Nicaragua, los periodistas y candidatos de la oposición política Miguel Mora y Miguel Mendoza, el editor de periódicos Juan Lorenzo Holmann, están actualmente injustamente encarcelados, después de haber sido condenados bajo una legislación abusiva en juicios que carecían del debido proceso básico”, dijo el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en una conferencia de prensa sobre medios de comunicación en la escuela de periodismo de la Universidad Estatal de California en Los Ángeles, el pasado 8 de junio.

Hasta abril de 2022 el Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presos y Presas Políticos registraba 182 personas encarceladas por razones de conciencia, pero en las últimas semanas se reportó la captura del líder opositor de Masaya, Yubrank Suazo, y del sacerdote Manuel García.

Podría interesarle: Sociedad civil critica ausencia de sus presidentes en la IX Cumbre de las Américas

“Continúa la detención y juicios por motivos políticos de manifestantes pacíficos como una afrenta a la democracia, dictan duras sentencias para detener injustamente a personas en Cuba, Nicaragua y Venezuela; castigan a la oposición política e intentan silenciar a cualquiera que apoya la democracia y un hemisferio más libre y próspero”, dijo en un mensaje en video el subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, el 8 de junio.

El mensaje fue presentado durante la conferencia sobre los presos políticos de Cuba, Nicaragua y Venezuela de las organizaciones Raza&Igualdad y Freedom House, donde pudieron relatar los casos de familiares y colegas la cubana Anamely Ramos, la nicaragüense Victoria Cárdenas y la venezolana Munira Muñoz.

“En Nicaragua desde 2018 el régimen de Ortega Murillo ha orquestado una brutal represión de los derechos humanos en respuesta a la oposición generalizada a las políticas del régimen, resultando en la muerte de más de 320 nicaragüenses, incluidos muchos jóvenes y estudiantes universitarios. En el período previo a las elecciones generales de noviembre de 2021, el régimen encarceló arbitrariamente a más de 40 figuras de la oposición, incluidos siete candidatos presidenciales y varios periodistas independientes destacados, manipulando el resultado mucho antes del día de las elecciones”, explicó.

Nichols indicó que a muchos de estos presos se les ha mantenido incomunicados durante meses y les niegan el acceso a sus familias y representantes legales. Además, el régimen orientó a sus jueces a condenarlos a entre 8 y 13 años de prisión.

Además: Los jueces del régimen de Nicaragua «premiados» por sentenciar y condenar a presos políticos

“Las prisioneras denuncian haber sufrido violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad. Estados Unidos, junto con socios y aliados en todo el mundo, continúa presionando para que se libere a todos los detenidos injustamente por razones políticas”, agregó.

Coincide con aniversario

El día de inauguración de la IX Cumbre de las Américas coincidió con el primer aniversario de la detención de los candidatos presidenciales Juan Sebastián Chamorro y Félix Maradiaga. Sus esposas Victoria Cárdenas y Berta Valle estuvieron presentes en Los Ángeles y mantuvieron las denuncias en diferentes foros.

También: OEA condena muerte, torturas y tratos crueles contra presos políticos en Nicaragua

Cárdenas expresó a Expediente Público que “hoy es un día doloroso porque un día como hoy secuestraron a mi esposo en el hogar, de forma violenta, mi hija y yo no tuvimos contacto, ni una llamada por teléfono, es inocente”.

“Estoy preocupada por la salud de los presos políticos de Nicaragua. Cada día su salud se deteriora en esas celdas y la vida de todos ellos corre peligro, mi llamada en esta cumbre para la comunidad internacional, el empresariado, organismos de derechos humanos del hemisferio que se unan al grito de libertad de los nicaragüenses”, dijo.

Más de 30 campesinos presos

Lenner Fonseca, líder campesino en el exilio, recordó durante un foro sobre presos políticos que hay más de 30 campesinos encarcelados, pero el más difícil de mencionar es Medardo Mairena, “no porque sea nuestro líder, vivía a siete horas de camino en bus para llegar a Nueva Guinea (de Managua), dos horas para llegar a su comunidad, siete u ocho horas en bote y dos horas a caballo, desde ahí venía”.

Otro de los detenidos es Pedro Mena. Fonseca aseguró que este había bajado su perfil, regresó a trabajar su tierra, “no sé por qué lo tienen en la cárcel”, señaló.

Vea: Las juezas del FSLN «verdugos» de los presos políticos en Nicaragua

El relator de Derechos de las Personas Privadas de Libertad, Edgar Ralón, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ratificó a Expediente Público que existen una serie de denuncias de violación al debido proceso que se tendrán que conocer, pero la situación de este tipo de casos es compleja, excede de la materia técnica de derechos humanos y hay otras aristas de carácter incluso político que no están dentro de las competencias de la relatoría.

Carlos Quesada, director de Raza&Igualdad, sostuvo que no consideran a los detenidos como un objeto que se pueda intercambiar para obtener beneficios, y que mantener un tan solo prisionero político “es demasiado”. “Si el Estado nicaragüense espera poder negociar, vamos a seguir denunciando, porque hasta que no salga el último vamos a seguir”, afirmó a Expediente Público.

Hizo un llamado a la comunidad internacional para no dejar sola a Nicaragua y a otros países víctimas de abusos. “Estamos hablando de violaciones a los derechos humanos, como el caso de la compañera venezolana (Emirlendis Carolina Benítez), detenida (desde el 2018) hasta la fecha y que ha pasado una serie de torturas que la han dejado en una silla de ruedas”.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.