Sin título-1

Beatriz Valle: de la empresa privada al socialismo de Mel Zelaya

EXPEDIENTE PÚBLICO

Delia Beatriz Valle Marichal fue la asesora de imagen del expresidente hondureño Manuel Zelaya Rosales (2006-2009). Cuando él llegó al poder en 2006, la designó embajadora en Canadá, luego como vicecanciller. Tras las elecciones de 2013, esta sobrina de Rafael Leonardo Callejas (exmandatario que murió en 2020 a la espera de su condena por corrupción en Estados Unidos), ha sido la congresista más votada en la historia del Partido Libertad y Refundación (Libre).

Esta aspirante a reelegirse en el Congreso Nacional de Honduras proviene de un hogar «bipartidista». Su padre, un ingeniero civil que trabajó en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), era liberal; mientras su madre, prima hermana de Callejas, nació en una familia nacionalista. Desde joven, Beatriz Valle se decantó por el Partido Liberal.

«Yo a la escuela Elvel (una bilingüe) iba con los zapatos Caprisa (de producción nacional)», alega Valle cuando algunas voces, sobre todo a lo interno del Partido Libre, le juzgan por sus orígenes económicos. Sin embargo, más allá de su procedencia familiar, lo destacable es que, como política, Valle se formó desde la empresa privada.

De la empresa privada al poder público

«El pueblo hondureño debe de analizar las trayectorias, hay que revisar las hojas de vidas de los candidatos que aspiran llegar al poder», recomienda Beatriz Valle a los electores. Siguiendo su consejo, su currículo advierte que ella es una política que proviene del sector empresarial.

Lea además: Juan Barahona: el sindicalista fiel del expresidente Manuel Zelaya

Entre 1996 y 1999, esta candidata fue una de las mercadólogas de la agencia Calderón Publicidad. «Allí fue donde conocí a Mel (Manuel Zelaya), porque yo manejaba las cuentas gubernamentales y él era el ministro del FHIS (Fondo Hondureño de Inversión Social). Don Carlos (dueño de la agencia) fue uno de los que indujo a Mel a lanzarse a la presidencia», recuerda Valle.

De 2000 a 2002, Beatriz Valle coordinó los proyectos de la Alianza Luisiana, un programa impulsado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para generar inversiones público-privadas en el contexto posterior al huracán Mitch (1998).

De 2002 a 2003 Valle fue la directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Hondureña Americana (AMCHAM), una institución que promueve el negocio entre las empresas privadas de estos dos países. Luego, en 2004 Beatriz Valle pasó a dirigir la Fundación Ficohsa por la Educación en Honduras, un espacio que utiliza el banco como mecanismo para reducir sus compromisos fiscales. 

Una vez que Manuel Zelaya llegó a la presidencia en 2006, él le propuso a su exasesora de imagen formar parte de su gobierno. «Mi hija me dijo que si Mel me quería dar un trabajo que aceptara, pero solamente que fuera una embajada. Así elegí irme para Canadá», recuerda Beatriz Valle. Ese fue el inicio de su carrera política.

Lea también: Jorge Cálix, el diputado señalado de inflar las urnas de Libre

En el gobierno de Mel Zelaya

De 2006 a 2008, Beatriz Valle fue la embajadora de Honduras en Canadá. El ostracismo político que significaba ese puesto se interrumpió por algunos señalamientos en su contra, como la acusación de ganar un sueldo de 24 mil dólares como embajadora. En su defensa, ella presentó pruebas para demostrar que su salario constaba de cuatro mil dólares mensuales.

En 2008 Beatriz Valle fue colocada como viceministra de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras, la cual en ese periodo fue dirigida por el exfiscal general Edmundo Orellana y posteriormente por la actual subcoordinadora de Libre, Patricia Rodas, quien desde el golpe de Estado de 2009 reside en Nicaragua, donde mantiene una cercana relación con la pareja Ortega-Murillo.

Valle fue una de las liberales que acompañaron la «mutación ideológica» de Manuel Zelaya, respaldando el acercamiento del gobierno de Honduras al chavismo en 2008.

Lea además: “Chico” López, el operador de Alba Nicaragua sancionado por EE.UU. que hace negocios con socios y parientes de JOH en Honduras

Tras el golpe de Estado de 2009, Beatriz Valle se mantuvo en Honduras, siendo una de las políticas a quien el conflicto le aumentó su popularidad. Cuatro años más tarde llegaría al Congreso Nacional.

En el Congreso

Como miembro de la Comisión Política y secretaria de Finanzas del Partido Libre en el departamento de Francisco Morazán, Beatriz Valle obtuvo 143 mil votos a favor en las elecciones generales de 2013, convirtiéndose en la mujer diputada más votada en la historia de su partido.

Semanas antes de las elecciones de 2013, Beatriz Valle acudió al Ministerio Público para pedir protección debido a unas amenazas de muerte que supuestamente había recibido en su contra. Para algunos otros candidatos, la denuncia de Valle formaba parte de su campaña mediática para llegar al parlamento.

Dentro del Congreso Nacional, Valle estuvo acompañada por su diputado suplente, el también candidato al hemiciclo, Jorge Cálix. Como congresista, ella dirigió la Comisión de Ciencia y Tecnología, y propuso en 2014 que se decretara una segunda vuelta en las elecciones generales de Honduras. La iniciativa no fue aprobada.

Puede leer: Renán Inestroza y los métodos prehistóricos de la política hondureña

Bajo la idea de que es preferible un «diputado malcriado que uno ladrón», el paso de Beatriz Valle en el Congreso Nacional está marcado por protagonizar incidentes y disputas en contra de otros congresistas, incluidos los de su propio partido, como ocurrió con los diputados Edgardo Castro y Rasel Tomé.

Esta candidata también fue querellada por el delito de difamación en contra de otro precandidato a diputado por el Partido Libre, Vicente Carrión, a quien ella llamó narcotraficante en las redes. Para conciliar judicialmente, Beatriz Valle ofreció sus disculpas públicas.

Cabe recordar que Carrión fue asesinado en febrero del 2021, cuatro años después de que fuese detenido en Panamá por la Policía Internacional (INTERPOL), por los presuntos delitos de extorsión y asociación ilícita en Honduras, donde fue puesto en libertad por el Poder Judicial. En 2021 Carrión iba como precandidato de Libre en el departamento de Cortés.

Acusaciones de fraude

Luego de demitir en 2020 como precandidata a la alcaldía de Tegucigalpa, Beatriz Valle busca su segundo periodo en el Congreso Nacional. Sin embargo, durante las elecciones primarias e internas de marzo de 2021, ella y su exdiputado suplente, Jorge Cálix, fueron señalados en su propio partido de haber cometido fraude.

Tras el recuento de las actas, el candidato a diputado del Partido Libre, Marco Eliud Girón, denunció a Valle y a Cálix de inflar los votos en el departamento de Francisco Morazán, exigiendo su inhabilitación. En respuesta, la exembajadora contestó que le causaban mucha risa las denuncias de su compañero de partido.

En 2017, Cálix ya había sido denunciado por otros precandidatos de intervenir las actas de las elecciones primarias e internas de Libre. En aquel momento, Valle lo defendió, aceptando que ella había identificado votaciones infladas para muchos otros precandidatos de Libre, no solo a favor de Jorge Cálix.

Beatriz Valle ha sido una de las candidatas de confianza de Manuel Zelaya Rosales, a quien ella define como un personaje campechano: «si él anda una pupusa se sienta a comerla con la gente, si él anda un fresco y usted le pide, él le da. Ese es el liderazgo de Mel», comenta Valle. Como sucedió con el expresidente Zelaya, Beatriz Valle es otra de las liberales que, de manera espontánea, aparentemente mutaron de ideología política. En cuestión de un par de años, Valle pasó de trabajar para la familia Atala en el Banco Ficohsa, a cantarle «Hasta siempre, comandante» a Hugo Chávez en Tegucigalpa.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.