Félix Maradiaga en huelga de hambre Bertha Valle presos políticos El Chipote

El excandidato y preso político, Félix Maradiaga en huelga de hambre en cárcel de Nicaragua

**La esposa de Félix Maradiaga, Berta Valle, afirma que la decisión pone en riesgo su vida y denuncia situación que viven los 190 presos políticos del régimen de Daniel Ortega.


Expediente Público

Berta Valle denunció este viernes 1 de julio la “grave situación” en la que se encuentran los 190 presos de conciencia en Nicaragua, particularmente los que están en la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como “El Chipote”, donde su esposo, el politólogo y exaspirante presidencial, Félix Maradiaga, habría iniciado una huelga de hambre desde el pasado 21 de junio. Maradiaga ha perdido unas 60 libras desde que fue detenido.

Durante la última visita que se les concedió el pasado 10 de junio, la octava en un periodo de 388 días que lleva preso en “El Chipote”, Maradiaga solicitó a dos de sus familiares que informaran a su esposa que iniciaría una huelga de hambre, pese a los riesgos que eso conlleva por el deterioro de su salud, para denunciar la “situación de incomunicación” en la que se encuentran los presos de conciencia, afirmó Valle en una conferencia virtual realizada este viernes.  

“Una huelga de hambre es parte de esas acciones que personas toman para hacer sus denuncias y sus demandas (…) Es tan desesperante la situación en la que está mi esposo que ha tomado la decisión de iniciar esa huelga. Me dijo también en ese mensaje que estaría asumiendo este riesgo, porque la situación de incomunicación en la cual las personas se encuentran en ‘El Chipote’ es insostenible. Él demanda el cese a la incomunicación en la cual los tienen, porque ni siquiera les permiten hablar entre ellos, ni siquiera con el compañero que está dentro de la celda”, señaló Valle.  

Deslice para ver más
Deslice para ver más

Puedes leer: Régimen de Nicaragua condena a los exprecandidatos Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro y cinco líderes opositores más

Desde la última visita han transcurrido 21 días y a la fecha los familiares no tienen “ningún tipo de información sobre el estado” en el que se encuentra el exaspirante presidencial. Es decir, no hay forma de saber si en realidad “inició la huelga de hambre”, enfatizó la esposa del preso político.  

En el último encuentro con sus familiares, Maradiaga les externó que tuvo que ser llevado con urgencia a la clínica de esa prisión producto de una bradicardia severa, es decir un problema grave que se presenta cuando la frecuencia cardíaca es muy lenta.  

“Demando que se nos permita ver a Félix y conocer las condiciones en las cuales él está, conocer de primera mano si él procedió (a la huelga de hambre) y saber cómo se encuentran las demás personas presas políticas que están en ‘El Chipote’ y que sufren estos niveles de incomunicación (…) Mi hija Alejandra, mi suegra y yo necesitamos vivo a Félix”, señaló Valle entre lágrimas. 

Retrato hablado expone estado cadavérico de Maradiaga  

Los organizadores de la campaña Sé Humano, una organización de voluntarios conformada por colegas, amigos y amigas de los y las presas políticas -en conjunto con los únicos dos familiares que han podido reunirse con Maradiaga en la prisión durante las visitas-, elaboraron un retrato hablado digital para reflejar de la manera “más fiel posible” el estado actual en el que se encuentra el preso político, y cómo estaba antes de ser encarcelado el 8 de junio de 2021. 

“Su piel pálida, porque solamente recibe sol cada diez días por 15 minutos. Ha perdido la gran mayoría de su cabello, su clavícula se puede ver fácilmente a través del uniforme de cárcel, está completamente delgado (…) Presento esta fotografía para que podamos entender mejor la urgencia por el cual hacemos este llamado, para que puedan imaginarse cómo están las personas que han perdido 50, 60, 70 libras que no han sido atendidas por un médico”, denunció Valle. 

La esposa del exaspirante presidencial expresó que era necesario realizar esta denuncia como evidencia de que su esposo “está físicamente deteriorado desde antes de que él anunciara que acudiría a una huelga de hambre”.  

Además: CIDH urge diálogo en Nicaragua para eliminar condiciones de horror de presos políticos 

Las condiciones del resto de presos políticos que están en “El Chipote” y en el resto de sistemas penitenciarios del país son similares: condiciones infrahumanas y de tortura permanente, sin alimentación o atención médica adecuada, en aislamiento, oscuridad o luz permanente, sin acceso a luz solar y sin ningún contacto humano o con sus familiares. 

Valle recordó el aislamiento al que ha sido sometida la presa política Tamara Dávila, que cumplió 384 días encarcelada y que también ha perdido peso.  

“Que haya un cese a la tortura que están sufriendo nuestros familiares, cese a la incomunicación (…) Esto no es política, esto es humanidad, es respetar la vida de las personas que son inocentes y que lo único que hicieron fue utilizar sus derechos para aportar a su nación”, insistió Valle. 

Huelga de hambre es una “defensa” 

Valle agregó que es probable que otros presos políticos tomen acciones similares a las anunciadas por su esposo.  

“Yo conversé con la prima de José Antonio Peraza y ella me expresó que en la última visita José Antonio también le había manifestado que las condiciones en las que estaban eran insoportables y que él estaba considerando qué hacer para romper con la tortura en la cual estaba”, señaló Valle.  

La defensora Vilma Núñez, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), expresó que la huelga de hambre es un mecanismo “legítimo de defensa” al que pueden recurrir las personas de la sociedad.  

“Es un mecanismo cívico, pacífico de defensa (…) Nosotros no somos ajenos a esas experiencias. Nicaragua no es ajena, recuerden las huelgas de hambre de Tomás Borge (QEPD), cómo acompañamos esa lucha, las huelgas de hambre de estudiantes, de desmovilizados del Ejército frente a las injusticias con la que fueron tratados en los procesos de desmovilización, la de maestros, de transportistas, de todos, es un mecanismo legítimo”, recordó Núñez.  

En el caso específico del exaspirante presidencial, la defensora de derechos humanos señaló que existe la incertidumbre de que se le haya permitido a Maradiaga ejercer ese derecho “legítimo de defensa”. Recordó el caso del preso político Manuel Urbina Lara, quien inició en mayo pasado una huelga de hambre en el penitenciario de Waswalí, en Matagalpa, y en respuesta fue trasladado al Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como “La Modelo”, en Managua.  

Sigue leyendo: CIDH ante la OEA: Nicaragua celebrará elecciones con imposición de un «Estado policial de facto»

“Berta tiene todo el derecho y la necesidad urgente como familia, como nicaragüense, de saber y el gobierno injusto y cruel tiene la obligación de informar”, señaló la defensora de derechos humanos.  

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, quien estuvo en la conferencia de prensa, externó que estas son muestras de cómo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo continúan profundizando la política de represión en el país centroamericano que ha sido alimentada por la “impunidad”.  

“Se ha utilizado al aparato judicial para castigar las voces críticas de personas que han levantado no solo denuncias, sino que además han ofrecido soluciones alternativas a una grave crisis social y en materia de derechos humanos”, dijo Guevara Rosas.  

Esta semana, organizaciones defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales lanzaron la campaña “Nicas Libres Ya”, como parte de otro gran esfuerzo para demandar al régimen la liberación de los presos políticos.  

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.