15

Facebook descabeza red de propaganda que operaba a favor del régimen Ortega-Murillo

*Son 937 cuentas de Facebook, 140 páginas, 24 grupos y 363 cuentas de Instagram vinculadas al gobierno de Nicaragua y el Frente Sandinista de Liberación Nacional, eliminadas por Facebook durante el mes de octubre.

**Inéditas sanciones del gigante de redes sociales contra «granja de troles” del régimen sandinista a escasos días de las votaciones del 7 de noviembre.

Expediente Público

Este primero de noviembre Meta (nuevo nombre de Facebook) anunció la clausura de casi mil cuentas en las redes Facebook e Instagram que publicaban contenido partidario y propagandístico desde abril de 2018, cuando iniciaron las primeras manifestaciones sociales contra Daniel Ortega y Rosario Murillo, presidente y vicepresidente de Nicaragua. Con ello, descabezó su estrategia digital de cara a las votaciones del 7 de noviembre.

Según el informe de Facebook, alrededor de 424,800 córdobas (USD 12.000) fueron usados para pagar publicidad a favor de estas cuentas en este mes, reportó el líder global de Inteligencia para Operaciones de Influencia de Meta, Ben Nimmo, durante una videoconferencia de prensa.

Según el especialista, la operación de la red de cuentas falsas se originó en el estatal Instituto de Telecomunicaciones y Correos, Telcor, cuyo director en 2019, Orlando José Castillo, fue sancionado por Estados Unidos por violación de derechos humanos y censura a medios independientes.

Actualmente la institución la dirige Nahima Janett Díaz Flores, hija del director de la Policía, Francisco Diaz, sancionado él y la institución que dirige, por Estados Unidos en 2020, por las mismas razones que a Rosario Murillo: violación de derechos humanos, corrupción y otros.

Más entes estatales en red de mentiras

Meta identificó, aparte de Telcor, a varios grupos adicionales que operaban desde otras instituciones públicas como el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), más grupos más pequeños en otras instituciones, alcaldías y entes estatales.

La identificación de la compleja red de cuentas falsas, operadas desde el Estado para atacar a líderes de oposición, medios de comunicación independientes, sociedad civil y otros actores no sandinistas, se dio en un momento en que Facebook trata de lavarse la cara ante las acusaciones de manipulación de contenido, que se le hizo en Estados Unidos por una exfuncionaria del gigante de las redes sociales.

Meta se lava la cara

El especialista mexicano en redes sociales, Raúl Ortiz, dijo a Expediente Público que “el cambio de nombre de Facebook a Meta tiene que ver con este proceso de lavar la cara de la red, por todos los escándalos políticos con China y Donald Trump”.

Aunque no cree que la clausura de estas cuentas en particular de Nicaragua, tenga que ver con el proceso de “limpiarle la cara a Facebook”, pero, “sin duda toda estrategia y políticas antipropaganda electoral, nació desde que Facebook enfrentó diversos escándalos políticos” reiteró Ortiz.

La sanción de Facebook se conoce a una semana de las votaciones en Nicaragua, donde el presidente Daniel Ortega buscará un cuarto mandato consecutivo, tras arrestar a 39 líderes opositores, entre ellos siete precandidatos y anular a tres organizaciones políticas opositoras.

Las red de cuentas falsas del régimen hacía las labores de caja de resonancia de los discursos y propaganda del gobierno, ante el poco alcance y popularidad de los medios oficialistas y ante la poca audiencia de los ofensivos discursos diarios de la vicepresidenta Rosario Murillo.

Puede leer: FLSN contará solo los votos en las elecciones generales de 2021 en Nicaragua

Telcor era el laboratorio matriz

El golpe a la base propagandística del régimen es enorme, pues las páginas y cuentas matrices que servían de plataforma de viralización, tenían una base de 585.000 seguidores en Facebook y otras 125.000 en Instagram, desde Nicaragua, Venezuela, Rusia, Cuba y China.

Según la información proporcionada por Meta, la red de cuentas troles estaba esencialmente a cargo de personas, principalmente empleados de Telcor, trabajando desde las oficinas centrales del servicio de correos en Managua.

No eran bots o mensajes automatizados, sino personas manejando varias cuentas, alimentando varias páginas y ordenando a sus seguidores compartir la propaganda y las campañas sandinistas desde Telcor a otros satélites operativos en la CSJ y el INSS.

«Estos grupos estaban técnicamente conectados a la operación principal, por lo que no eran esfuerzos separados, eran ramificaciones de la red principal», precisó Nimmo.

Por su parte, Ortiz observa que los troles existen precisamente por los intereses políticos económicos o sociales, que pueden ser patrocinados por gobiernos, como en el caso de Nicaragua, “que tienen una intención de fondo”.

También lea: CIDH presentará a OEA informe sobre crisis en Nicaragua antes de votaciones 2021

Decapitan medios propagandísticos del régimen

Ortiz describe que la política de Facebook se basa en poder expresar una postura política o social de debate público, pero la gran mayoría de estas cuentas o troles incitan a través de un discurso de odio que emana desde el propio gobierno, principalmente de los discursos de odio de Ortega y Murillo. “Facebook no está castigando a estas páginas por una publicación, si no por una tendencia en sus publicaciones”, aseguró.

De acuerdo al informe de Meta, la granja de troles creó o inventó presuntos medios de comunicación en sitios como Blogspot y WordPress, y los difundió mediante cuentas en Twitter, YouTube, Telegram y TikTok, así como Facebook e Instagram.

Estas páginas, junto a medios oficialistas tradicionales manejados por los hijos de la familia presidencial Ortega-Murillo, organizaban campañas de ataques contra otros medios y sectores opositores en Nicaragua.

Sandinistas lloran en redes

«El objetivo era inundar la conversación en línea en Nicaragua con mensajes a favor del gobierno y en contra de la oposición», explicó el especialista de Facebook.

«Derribamos estas redes en función del comportamiento en el que los vemos participar en nuestra plataforma», aclaró el especialista.

Ante el golpe de Facebook, los operadores digitales del FSLN intentaron recrear los sitios bloqueados, pero no pudieron; ante ello, se dedicaron a lamentarse, quejarse y desempolvar discursos y consignas, entre ellos, el hijo de la pareja presidencial, empresario de televisión y sancionado por corrupción por Estados Unidos, Juan Carlos Ortega Murillo.

El «golpe» con efecto dominó en redes sociales

En vista de que la distribución de información también se hizo por redes fuera del conglomerado Meta, «como usualmente ocurre cuando derribamos estas cuentas, compartimos la información con nuestros colegas en la industria», dijo a agencias de noticias internacionales el director de Política de Seguridad de Meta, David Agranovich.

Según el patrón detectado, los troles de la red gubernamental trabajaban de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 5 de la tarde, con espacio de una hora para el almuerzo y turnos de equipos pequeños los fines de semana.

La red comenzó a operar en abril de 2018, cuando estallaron las protestas contra el gobierno, cuya represión dejó más de 300 muertos y miles de exiliados.

En 2019 se sofisticó y pasó a criticar a la oposición, multiplicó sus marcas de medios y amplió su contenido a favor del gobierno. Verdaderas campañas de terror, intimidación, bullying y noticias falsas salían de ahí.

Lea más: Ecos de abril: democracia, verdad, memoria y justicia

Buscaban dos cosas: una era generar la apariencia de un intenso debate público, cuando realmente era una campaña orquestada de forma centralizada, consideraron los especialistas y dos, crear la idea de un apoyo masivo hacia el gobierno desde cuentas falsas.

Entre los medios sancionados figuran las páginas radicales contra los opositores «Molotov», «Siempre más allá», «Redvolución» o «Nicaragua Noticias Falsas», entre otras.

¿Puede el gobierno recuperar estas cuentas?

Según el especialista, todas estas cuentas pueden apelar antes de irse a la vía legal, en caso de que consideren que su sanción es equivocada, aunque en otros casos, como la denuncia que hizo Donald Trump en julio de este año (2021), las apelaciones no han servido para revertir la sanción.

“En relación a los antecedentes no parece que puedan tener mucho éxito como el caso de Trump, quien denunció y actuó legalmente y no pasó nada”, dijo Ortiz

Y en todo caso lo haría cada dueño del perfil, porque de hacerlo el gobierno, sería ponerse en evidencia.

De cara a las elecciones del 7 de noviembre, “es muy pronto ya para que legalmente se haga algo, tendría que ser directamente una queja a través de Facebook y las personas involucradas en teoría no tendría nada que hacer como tal el gobierno de Ortega”, finalizó Ortiz.

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.