Rasel Antonio Tome Flores

Rasel Tomé y su convulso recorrido político en Honduras

Expediente Público

El candidato a diputado Rasel Tomé ha tenido un intrincado recorrido político en Honduras. En unos años, pasó de ser el asesor legal del exmandatario Manuel Zelaya Rosales (2006-2009), a ser tildado como traidor por su propio partido Libertad y Refundación (Libre). Ahora, este abogado enfrenta dos procesos judiciales que podrían inhabilitarlo para las elecciones generales del próximo 28 de noviembre.

Hijo de unos trabajadores de las empresas bananeras en la zona norte de Honduras, Rasel Tomé trabajó como docente de educación media hasta que estudió Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), donde fue presidente de la asociación estudiantil de su carrera. Una vez graduado, Tomé laboró en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) como escribiente, receptor, secretario, hasta ascender como juez de Letras.

Después de diez años en la CSJ, Tomé fundó en el año 2000 un bufete de abogados, donde tuvo como cliente a la familia Rosenthal, procesada en 2015 por el gobierno de Estados Unidos por sus nexos con el narcotráfico. «Gracias a un caso que les llevé me compré mi casa», recuerda Rasel.

En 2005 este abogado obtuvo cierta relevancia nacional al defender a un hombre acusado de haber asesinado a su esposa y a sus tres hijos en Tegucigalpa, la capital de Honduras. A pesar de la presión de las organizaciones feministas, la defensa privada dirigida por Tomé logró el sobreseimiento definitivo del acusado.

Lea además: Beatriz Valle: de la empresa privada al socialismo de Mel Zelaya

Funcionario público

De militancia liberal, Rasel Tomé trabajó en la campaña del expresidente Manuel Zelaya Rosales, quien al llegar al poder lo colocó al frente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Ese fue el primer puesto político de Tomé, el mismo que aún le genera consecuencias legales. 

De acuerdo al Centro de Documentación de Honduras (CEDOH), el nombramiento de Rasel Tomé como gerente de Conatel fue una petición expresa del entonces empresario cubano de la televisión, Rafael Nodarse, quien en 2006 mantenía relaciones cercanas con el expresidente Zelaya. 

Cabe recordar que Nodarse fue un empresario señalado de traficar armas en la década de los ochenta, a beneficio de la Contra nicaragüense y de los grupos anticastristas en Cuba. En su autobiografía, Luis Posada Carriles, el autor intelectual del atentado a la aviación cubana en 1976, donde fallecieron 76 pasajeros, le agradeció a Rafael Nodarse por su apoyo y amistad.   

Lea también: Juan Barahona: el sindicalista fiel del expresidente Manuel Zelaya

En 2007, Conatel aprobó la primera frecuencia para televisión digital en Honduras, asignando el Canal 10 a beneficio de la empresa Inversiones, Mercadeo y Publicidad, propiedad del influyente empresario de los medios de comunicación, Rodrigo Wong Arévalo. 

En 2008, el exmandatario Zelaya apartó de la gerencia de Conatel a Rasel Tomé, sustituyéndolo por el periodista Raúl Valladares, quien había sido secretario privado de la Presidencia y quien también estaba al frente de la Comisión Nacional Pro Instalaciones Deportivas (Conapid).

Sin embargo, los dos años de Tomé al frente de Conatel (2006-2008) le dejaron secuelas judiciales que le podrían inhabilitar para participar en los comicios generales de noviembre de 2021, donde se presenta como candidato al Congreso Nacional de Honduras.

Acusaciones en su contra

En 2008, Conatel también otorgó el Canal 8 al gobierno, para que funcionara como medio estatal. Esa decisión acentuó el conflicto con Elías Asfura, quien adujó que esa frecuencia también le pertenecía.

Por el caso del Canal 12, la empresa Eldi S. de R.L. denunció a Tomé y a otros dos exfuncionarios de Conatel por abuso de autoridad, señalando que desobedecieron una sentencia emitida por la Corte de Apelaciones y la Sala de lo Constitucional, quienes en 2007 supuestamente ordenaron adjudicar la frecuencia a la empresa de Asfura.

La acción interpuesta por el empresario fue acompañada por la Fundación Arcadia, una organización dirigida por el venezolano, Robert Carmona, un experto en asuntos militares quien fue señalado como uno de los responsables intelectuales de golpe de Estado en 2009 en Honduras.

Sobre Carmona, Tomé lo definió como «un extorsionador internacional, un mercenario que había sido investigado por lavado de dinero y a sueldo de poderosos grupos».

Puede interesarle: Jorge Cálix, el diputado señalado de inflar las urnas de Libre

Declarado culpable

Tras un largo proceso judicial, Rasel Tomé fue declarado en 2018 culpable del delito de abuso de autoridad. Ante el fallo el candidato comentó que, «detrás de la condena se encuentra el presidente Juan Orlando Hernández».

La condena aún no es definitoria, por lo que Tomé ejecutará un último recurso legal que le permitiría seguir aspirando a la diputación. Caso contrario, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) notificará al Consejo Nacional Electoral (CNE) su inhabilitación y le pedirá al partido Libre que elija un sustituto.

Como en el primer caso, Tomé argumenta que lo señalado por el TSC también es una persecución política en su contra. «Es un caso que construyó la señora, Daysi de Anchecta (magistrada del TSC), obviamente por orden del Partido Nacional. Y ella muy bien sabe que de parte nuestra no existe ningún acto que no sea la administración correcta de Conatel», comenta.

El «delfín» de Zelaya

Como muchos de los dirigentes de Libre, la carrera política de Rasel Tomé no se entiende sin el golpe de Estado de 2009. De ser un funcionario público de mediana talla, este abogado pasó a ser uno de los principales asesores y voceros del defenestrado expresidente Zelaya.

Este candidato fue una de las pocas personas que acompañaron a Zelaya durante su refugio en la embajada de Brasil, desde donde laboró como su asistente personal. En ese período, el Ministerio Público dictó una orden de captura en su contra, acusándolo de no haberse presentado a la citatoria judicial en el caso relacionado a la adjudicación del Canal 12. 

Tras varios meses refugiados en la embajada del país sudamericano, Tomé acompañó al expresidente Zelaya y a su esposa, Xiomara de Zelaya, en su viaje de exilio a Santo Domingo, República Dominicana.

Con Zelaya fuera de Honduras, Tomé fue uno de los organizadores del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP). Para el CEDOH, en aquellos años, este abogado se consideraba a sí mismo como el «delfín» de Zelaya y su vocero autorizado, gozando de la aprobación en las filas de la Resistencia, pero sin contar con el apoyo real de sus principales dirigentes.

Antes del golpe de Estado de 2009, Rasel Tomé estaba inscrito como precandidato a diputado en la corriente de Roberto Micheletti, el entonces presidente del Congreso Nacional y principal protagonista de la defenestración de Zelaya. 

Lea además: Señalada por corrupción, Waleska Zelaya busca su reelección como diputada

Conflictos con el expresidente

En 2011, Tomé fue el abogado encargado de presentar al Tribunal Supremo Electoral (TSE) el expediente administrativo para inscribir el Partido Libre. Dos años más tarde, saldría electo como diputado por el departamento de Francisco Morazán.

Fue en el hemiciclo legislativo cuando Tomé, coordinador del Movimiento de Renovación Popular (MRP), empezó a tener desacuerdos con el expresidente Zelaya, quien en 2015 lo señaló como el «judas» de Libre, acusándolo de ser un infiltrado del Partido Nacional.

El conflicto ascendió al grado que el hijo de Manuel Zelaya, Héctor Manuel, publicó en sus redes sociales un mensaje donde comparaba a Rasel Tomé con un «sapo» (traidor), por su supuesta colaboración con el partido en el gobierno. Por su parte, el diputado Jorge Cálix, señaló que Tomé era utilizado para hacerle daño a Zelaya.

En su defensa, Tomé expresó que las diferencias con Zelaya se debían a que él se presentaría como precandidato presidencial con la corriente del Movimiento de Renovacion Popular (MRP), en las elecciones primarias e internas de 2017, causando malestar en el «oficialismo» de su partido.

Segunda diputación

A pesar de los conflictos con su propio partido, Rasel Tomé pretende llegar al Congreso Nacional por segunda ocasión. Actualmente, su esposa Fanny Carolina Salinas es la presidenta del Parlamento Centroamericano (PARLACEN), como representante de Libre.

En marzo de 2021, Rasel Tomé apareció en los medios de comunicación lamentando el asesinato de su concuño, el abogado Melvin Bonilla, quien era uno de los abogados defensores de Juan Antonio «Tony» Hernández, hermano del actual presidente de Honduras Juan Hernández y quien fue condenado en Nueva York, Estados Unidos, por participar en el tráfico internacional de cocaína.

Para los comicios del próximo 28 de noviembre, Tomé aparecerá en la quinta casilla por el Partido Libre. Su participación depende si la CSJ no ordena al CNE su inhabilitación política.

En caso que Tomé llegase al Congreso Nacional, este gozaría del blindaje que tienen los diputados con la inmunidad parlamentaria.

Mientras tanto, Rasel Tomé parece haber retomado la confianza de la familia Zelaya. En las pasadas elecciones primarias e internas del 14 de marzo de 2021, este abogado acompañó personalmente a los hijos de Manuel Zelaya a ejercer el sufragio. Seis años antes, esa misma familia lo tildaba de «judas» y de «sapo». 

Si quieres copiar contenido mejor compártelo y lleguemos a más personas juntos.